Nota

Imprescindible en el ponche y orgullosamente mexicano

Autor:

Fecha:

0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 0 votos
Calificar o comentar
Negocios y proveedores

El tejocote es una fruta globosa de sabor agridulce que además de ser orgullosamente mexicana, es indispensable en bebidas como el ponche o la manzanita.

Entre sus características físicas, destaca su cáscara delgada y lisa de color amarillo o anaranjado, con puntos color café; mientras que su pulpa, es carnosa, dura y de sabor ácido, según su grado de maduración.

Del náhuatl texocotl, que significa cosa dura, el tejocote pertenece a la familia de las rosáceas, y se cultiva desde San Luis Potosí hasta Jalisco y de Veracruz a Chiapas, aunque es considerado de adaptación sencilla con tolerancia a una gran diversidad de suelos y climas de poca humedad.

También conocido como manzanita y manzana de indias, el tejocote se cosecha a partir de agosto y los meses con mayor consumo son noviembre y diciembre. Los productos destacados que se obtienen de su procesamiento son algunos licores regionales, dulces típicos, jaleas, mermeladas y conservas. Se recomienda disfrutar de este pequeño fruto en sus distintas variedades, ya que aporta calcio, que fortalece huesos y dientes; hierro; vitaminas C y del complejo B, indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso y el cuidado de piel, uñas y cabello.

Por si fuera poco, las raíces y hojas de este árbol se emplean como remedios medicinales contra el malestar de la garganta o la tos.

Protagonista en el ponche decembrino

Se acercan las posadas y, con ello, un sinfín de platillos imprescindibles para festejarlas. Para el frío se prescribe el ponche, una bebida caliente y agridulce cargada de una mezcla de sabores frutales aderezados con canela y piloncillo. Además de cañas, tamarindo, flor de Jamaica, guayaba, ciruela y manzana, uno de los ingredientes base es el tejocote.

Esta preparación mexicana se consumía desde la época de la conquista española, periodo en el que se hacían infusiones de frutas y se les añadía brandy, ron o aguardiente, lo que hoy conocemos como “ponche con piquete”. Actualmente se elabora la infusión –de las frutas ya mencionadas– y se sirve en jarritos de barro mientras se celebran procesiones, cantos y romerías.

No lo hagas a un lado

Cuando tomes ponche, no pongas las frutas a un lado; es importante que aproveches los nutrimentos y fibra que proveen. Además, es un producto mexicano muy valioso y sin igual.

Así que, ya lo sabes: a la próxima no le hagas el feo al tejocote, una fruta por excelencia de esta temporada decembrina.

Cargando…