Nota

Nota
Nota

Mitos y realidades de la carne de cerdo


Calificar o comentar esta Noticia

Después de leer, pensarás dos veces antes de decir que una persona es “más mala que la carne de puerco”.

Los mitos que rodean a esta proteína pasaron a la historia, de hecho, es recomendable incluirla en tu dieta ya que es rica en vitamina B1, omega 3, potasio y es baja en grasas, según su preparación.

Se tiene la creencia que sólo la carne de puerco causa infecciones como la cisticercosis y triquinosis; sin embargo, animales salvajes, frutas o vegetales también podrían provocarte este mal si la carne se maneja en condiciones antihigiénicas.

Estas enfermedades surgen por consumir carne contaminada de las larvas Taenia solium y Trinchinela spiralis que causan quistes en músculos, ojos y en el cerebro. En caso de que quieras disfrutar carne de cerdo, es recomendable que sea certificada y se consuma bien cocida.

Una de las mentiras que rodean a la carne de cerdo es que es muy grasosa. Esto es falso, ya que tiene cantidades de grasa variables, pues según sea el corte es la cantidad de grasa. Además, el cerdo aporta grasas poliinsaturadas, es decir, una grasa que nos ayuda a mantener bajos los niveles de colesterol.

Otra mentira a medias que gira en torno a la carne de cerdo es que ésta tiene mucho colesterol. La carne magra, aporta entre 40 a 60 miligramos de colesterol por cada porción de 100 gramos. Esto es muy similar al resto de las carnes magras (pollo, carne de ternera y cordero). Es indispensable tener en cuenta que una dieta saludable incluye hasta 300 miligramos de colesterol por día.

Además de proveerte de las proteínas y vitaminas ya mencionadas, la carne también proporciona una sensación de saciedad y plenitud por lo que ha demostrado ser útil en los regímenes alimenticios diseñados para controlar el peso. Por ello, la carne es un alimento muy importante en una dieta equilibrada y saludable.

Aunque recuerda que todo con medida; a los alimentos de origen animal es recomendable añadirles frutas o verduras, así como cereales y leguminosas para tener una dieta balanceada.

Si tienes antojo de carne de cerdo y a la vez buscas conservar tu figura, opta por comprar lomo, pierna, filete y solomillo; intenta combinarlo con verduras y prepararlo asado o a la plancha.

Dato curioso: En 2018 la producción nacional de cerdo en México fue de más de un millón 502 mil toneladas.

Cargando…