Las uvas de Año Nuevo y la razón por las que se comen

Todos disfrutamos de las uvas, pocos de la pequeña asfixia que nos da al querer comer una por cada segundo. Te contamos la razón por la que se comen en la víspera de Año Nuevo.

Cultura culinaria

Cada que finaliza un año realizamos rituales para recibir el año entrante. Hay quien barre la entrada de su casa, come un plato grande de lentejas, usa ropa interior de colores chillantes o quien visita a un chamán para una limpia. Sin embargo, una de las tradiciones más extendidas en Latinoamérica es la de comer uvas en la víspera de año nuevo al son de las campanadas.  

¿Qué significado tiene las uvas en la celebración de fin de año?

La uva es el fruto que simboliza abundancia y buena suerte. De hecho, ésta última está garantizada si logras comer las 12 con cada campanada. Además, la uva en la Biblia representa el vino de comunión; mientras que, en la mitología griega representa la ausencia de restricciones, éxtasis e intoxicación. Por otro lado, para los romanos, la uva siempre fue símbolo de fertilidad y maternidad. Más allá de su significado y simbolismo, el consumo de las uvas en Año Nuevo es un invento del marketing. 

El mito de las uvas de la rebeldía 

La burguesía siempre ha impuesto moda, o así lo hicieron un grupo de burgueses madrileños. Hay documentos que prueban que aquellos burgueses del siglo XIX celebraban fiestas privadas para despedirse de la Nochevieja con vino espumoso y uvas —al puro estilo francés—.  

Por otro lado, la gente hacía fiestas en las calles, con mucho alcohol y ruido. Así es como el alcalde, José Abascal y Carredano, dictó un impuesto para quienes quisieran festejar de esa manera. Así que muchos madrileños en protesta, y como forma de burlarse de la clase más acomodada, se empezaron a reunir en la Puerta del Sol para comer uvas tras cada campanada de Año Nuevo, mientras cantaban: “Llevamos uvas y hacemos como hacen los señoritos; que sean doce y a cada campanada, una uva”. 

Las personas se reunían en Puerta del Sol de Madrid para festejar el Ano Nuevo. Fuente de la imagen: Nuestrahistoria.es

Las personas se reunían en Puerta del Sol de Madrid para festejar el Ano Nuevo. Fuente de la imagen: Nuestrahistoria.es

El otro mito del excedente de uvas 

Otro mito que circula sobre el consumo de las uvas para recibir el año entrante es aquel de un grupo de productores que al tener un exceso de uva Alicante o Aledo, se las ingeniaron para vender sus cosechas. Es así como corrieron el rumor, por ahí de 1909, de que comer una uva por campanada —o por segundo— traía suerte el resto del año. 

Fue así como se atrevieron a vender paquetes de doce uvas, convirtiendo la uva blanca Aledo en el símbolo de la Nochevieja. Los dos mitos provienen de España y se diseminaron perfectamente por Hispanoamérica, sobre todo en México y en Perú, donde no falta este globoso fruto. 

Pero aquí lo importante es ¿cuál versión te gustó más? y ¿sí logras tener suerte al comerte las 12? Te leemos.  

 

Por Miguel Guzmán 

 

Fuentes consultadas: 

Egidio, Antonio, El mundo del vino a sorbos, La Prensa del Rioja, (19/12/22).

García, Ciudadano; Fernandez, Sergio; et. al.; Esto me suena… en la cocina, Harper Collins, pp. 669. 

Paz, Rodrigo, ¿Por qué se comen doce uvas en Nochevieja para dar la bienvenida al Año Nuevo?, Nuestrahistoria.es, (18/12/22).

Redacción, ¿Por qué tomamos uvas en Nochevieja?, National Geograpich, (19/12/22).

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

4 platillos de Japón que definen su gastronomía

blog-icono-categoria
Comida y bebida

3 platillos de Qatar para el mundial ⚽

blog-icono-categoria
Tendencias

La cocina duranguense es declarada patrimonio cultural intangible del estado ?

Top