¿Qué tan sano es desayunar cereales de caja?

En esta entrega de Larousse Cocina conocerás la historia de los cereales de caja, así como los pros y contras de su consumo cotidiano y generalizado.

Cultura culinaria

Uno de los desayunos más comunes en el mundo es el cereal de caja, sea de maíz, trigo, arroz o avena.  

La leche, la fruta y el azúcar se combinan en un tazón con el cereal de caja, convirtiéndolo en un alimento fácil de preparar, del gusto de los miembros de la familia y que es hasta cierto punto económico. Pero ¿te has puesto a pensar qué tan sano es desayunar cereales de caja? 

El hecho de incluir cereales de caja en el desayuno o la cena siempre ha sido visto, al menos por quienes tenemos cierta edad, como una opción práctica y sana. En esta entrega de Larousse Cocina conocerás la historia de este producto así como los pros y contras de su consumo cotidiano y generalizado. 

Origen de los cereales de caja 

El origen de los cereales de caja es atribuido a un afortunado accidente durante la segunda mitad del siglo XIX. En 1898 los hermanos John Harvey y Will Keith Kellog, en un intento por preparar granola para los internos de un sanatorio, olvidaron trigo en el horno, con lo que se formaron láminas crujientes y sabrosas.  

Después de experimentar con otros cereales, los hermanos lograron crear las hojuelas de maíz, que también eran crujientes y combinaban muy bien con la leche. Así fue que decidieron patentar su producto y crear la empresa Battle Creek Toasted Corn Flake Company. A partir de entonces se desarrolló el competido mercado de los cereales de caja. 

Productos ultraprocesados 

De acuerdo con la Alianza por la Salud Alimentaria, “México es el mayor consumidor de productos ultraprocesados en América Latina y el cuarto a nivel mundial; su consumo contribuye en gran medida a la epidemia nacional de obesidad y enfermedades crónicas”. La mayoría de los cereales de caja en México y el mundo son clasificados como alimentos ultraprocesados. 

Afortunadamente, las nuevas generaciones de consumidores cada vez están más conscientes de las propiedades de los alimentos que consumen, por lo que tienden a analizar las características de un producto antes de adquirirlo. 

¿Es saludable o no consumir cereales de caja? 

La respuesta a la pregunta de si es saludable o no desayunar o consumir cereales de caja es “depende”. Casi 70% de estos cereales está categorizado como “menos saludable” por contener altos porcentajes de calorías, azúcares añadidas y sodio. Muchos contienen frutas deshidratadas, miel, chocolate o frutos secos que aumentan su contenido calórico haciéndolos poco saludables. 

Si además los cereales de caja son preparados con leche entera, azúcar y frutas como el plátano, el porcentaje calórico y de fructosa incrementa notablemente, por lo que a simple juicio no es saludable consumirlos cotidianamente. Por tal motivo, para desayunar cereal de manera saludable es necesario conocer, en primer término, sus características. 

Importancia del etiquetado de los cereales de caja 

La Norma Oficial Mexicana 051-SCFI/SSA1-2010 en materia de etiquetado, publicada en el Diario Oficial de la Federación en marzo de 2020, es una de las acciones implementadas por el Gobierno de México para advertir sobre los nutrimentos e ingredientes contenidos en un producto que representan un riesgo para la salud, tales como los azúcares, las grasas saturadas y trans, el sodio y las calorías. 

Con respecto a los cereales de caja, los productos que presentan en la parte frontal este etiquetado superan los límites establecidos por la Norma, es decir, rebasan los valores nutricionales recomendados. Por el contrario, si el paquete de cereal no presenta dichos sellos informativos o de advertencia, significa que el producto está por debajo de los límites establecidos y es más recomendable para el consumo.  

Otra acción gubernamental relacionada con los cereales de caja fue la prohibición del uso de  personajes atractivos para los niños en el empaque, como sucedió durante muchos años. 

Da click aquí si quieres saber cómo interpretar el etiquetado en los cereales. 

Para tener un desayuno saludable empleando estos productos, es preferible consumir cereales enteros y naturales, no de caja, o bien adquirir aquellos cuyo contenido nutricional se encuentre dentro de los límites recomendados de acuerdo con la Secretaría de Salud. Otras recomendaciónes son sustituir la leche entera por descremada, no abusar del azúcar y la fruta y, sobre todo, evitar consumirlos todos los días. 

Por Will Rodríguez

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

7 acciones para reducir los desechables en la cocina

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Pesca ilegal: una realidad alarmante

blog-icono-categoria

La hamburguesa que no se puede comer

Top