¿Cocinar con freidora de aire? Sácale provecho con estos tips

La fritura no volvió a ser igual desde que escuchamos este electrodoméstico, pero ¿qué es una freidora de aire? …y lo más importante ¿cómo le podemos sacar provecho? Entérate aquí.

La freidora de aire es un electrodoméstico que transfiere el calor a los alimentos a través de aire, lo que se sustituye con el uso de aceite, reduciendo hasta un 80% las calorías totales en comparación de un alimento frito. Por este motivo —y más— este electrodoméstico se convirtió en el más comprado desde que inició el confinamiento. Las últimas estadísticas indican que la búsqueda de este artículo incrementó hasta un 900%.

¿Cómo funciona una freidora de aire?

El gran misterio de cómo un electrodoméstico tan popular será resuelto conociendo cómo es que se transfiere el calor a los alimentos. El calor se transfiere por conducción a través del contacto directo del material conductor; por convección mediante fluidos, y por radiación mediante ondas térmicas.

La freidora de aire funciona igual que un horno de convección, en donde el calor es transmitido por una resistencia y distribuido gracias a un ventilador que circula ese calor por aire (fluido). La única diferencia entre el horno y la freidora es que el calor en ésta última es constante. Por lo que, la cocción en los alimentos se hace primero en la superficie y para cuando llega al centro, la superficie de éstos ya está crujiente.

Tips para usar tu freidora de aire

La fritura con aceite, como ya lo hablamos en esta nota, es un método de cocción en un medio graso que aporta una textura crujiente en la superficie de los alimentos. Por lo que el término “freidora” para este electrodoméstico puede ser motivo de controversia para algunos. Dejemos la controversia para los especialistas, y mejor lee estos 4 tips que te compartimos para que saques el máximo provecho a tu freidora:

 

1. Deja de freír sólo papas

Hacer papas fritas y ahorrarse las excesivas cantidades de aceite, hicieron que este aparato fuese tan popular. Sin embargo, todo puede freírse: desde camotes hasta chips de kale. Utiliza tu creatividad y sácale provecho con otros ingredientes para acompañar tus platillos.

 

2. Aléjate de la humedad

Como lo dijimos aquí, las texturas crujientes cambiaron la vida del ser humano. Así que para escurrirlos muy bien, para evitar que lo más húmedo —como los alimentos marinados—sea lo primero que se queme.

 

3. Fríe en pequeñas cantidades

Un viejo proverbio dice: “Lo que poco se fríe, poco se desprecia”, es decir, que tus alimentos quedarán mejor si dejas que el aire circule mejor y el calor llegue a toda la superficie de tu comida. Pon pequeñas cantidades y obtén una mejor textura en tus preparaciones. ¡Ah, por cierto!, ajústate a las cantidades que el fabricante diga.

 

4. Aceite, aceite y aceite

El ‘chiste’ de las cosas fritas es el aceite. Además de dar un sabor espectacular, proporciona una textura que innegablemente nos gusta y fomenta la reacción de Maillard en nuestros alimentos. Como las freidoras de aire son para bajar las calorías de los alimentos fritos, lo más recomendable es que uses aceite en aerosol o te apoyes de una brocha para barnizarlos.

La freidora de aire cambió la forma de preparar los alimentos, pues desde su popularidad, muchos han intentado cocinar un sinfín de alimentos. Tú, ¿qué has freído o se te antoja freír con este electrodoméstico?

Por Miguel Guzmán

Cargando…

Contenido relacionado

Top