¡Que la etiqueta no te engañe! Conoce las calorías vacías

Las calorías vacías viven dentro de los alimentos que forman parte de nuestros gustos culposos, es decir, aquellos que nos satisfacen y nos llenan de energía, pero que ─hay que reconocerlo─ no forman parte de una dieta nutritiva. Conoce a uno de los principales causantes del sobrepeso y la obesidad.

¿Qué son las calorías vacías?

Las calorías vacías son alimentos que, sin ser una fuente real de nutrientes, aportan una cantidad importante de energía que se traduce en aumento de peso. Por ejemplo, comer 1 bolsa de papas podrá aportar las mismas calorías de 5 zanahorias. Sin embargo, las zanahorias también aportarán vitaminas, minerales y fibra.

La falta de ejercicio y una dieta alta en calorías vacías son los principales causantes del aumento de peso y, por lo tanto, de enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos óseos, musculares y algunos tipos de cáncer. Por ello, los profesionales de la nutrición llaman a cuidar la alimentación y evitar caer en la trampa de las estas calorías.

Productos ricos en estas calorías 

El refresco es una de las bebidas con calorías vacías más ingeridas en nuestro país; en promedio, los mexicanos beben 163 litros al año. El consumo excesivo de las bebidas carbonatadas impacta principalmente en la salud de los menores, quienes suelen preferir esta opción sobre el agua natural.

Conoce aquí la polémica a la que se enfrentó la industria refresquera.

Aunque el empaque indique lo contrario, los jugos envasados también son uno de los protagonistas cuando nos referimos a las calorías vacías. Las calorías y el azúcar en forma líquida contenidas en el jugo no activan la sensación de saciedad en las personas; esto conduce a un consumo excesivo que puede derivar en sobrepeso y obesidad.

Se suman también a la lista los alimentos ricos en grasas como las galletas, helados, chocolates y papas fritas. En ocasiones, el aporte calórico de estos productos es demasiado alto en relación con su contenido nutricional. El hecho de que un producto indique su alto contenido en vitaminas, minerales o fibra, no significa que sea un alimento saludable; por lo contrario, lo más probable es que te cause más daños que beneficios.

Las ensaladas son una gran fuente de calorías vacías. Aquí el por qué.

Las bebidas para deportistas son otro claro ejemplo. A pesar de que aseguran brindar elementos necesarios para el rendimiento de los atletas, éstas también contienen un alto contenido de azúcar. Tampoco podían faltar las bebidas alcohólicas. Pese a que se recomienda la ingesta de al menos una copa de vino al día (gracias a sus vitaminas, antioxidantes y ácido fólico) su consumo excesivo aumenta calorías en la dieta, que sumadas a las que poseen otros alimentos, pueden generar aumento de peso.

¿Cómo evitar estas calorías?

Las autoridades de salud recomiendan beber entre 6 y 8 vasos de agua simple al día. Así como evitar el consumo de refrescos, jugos o cualquier bebida azucarada. También recomiendan realizar 30 minutos diarios de actividad física en el caso de los adultos, y 1 hora en el caso de niños y adolescentes.

Por último, es importante modificar tu alimentación, revisar las tablas nutricionales impresas en las etiquetas y evitar los alimentos ultra procesados que, en su mayoría, contienen exceso de sal, azúcares y grasas.

Ante el creciente número de casos de sobrepeso y obesidad en México, las autoridades han implementado nuevas medidas para alertar a la población sobre el consumo excesivo de grasas, sodio y azúcares; un ejemplo de estas medidas es la implementación  del nuevo etiquetado.

Por Evelyn Castro

Fuentes consultadas:

Chinchetru María Jesús, Las calorías vacías, un peligro, Fundación Diabetes (16/07/2013).

Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), La Obesidad en México, Gobierno de México, (19/03/2016).

Instituto Nacional de Salud Pública, La obesidad en México, Estado de la política pública y recomendaciones para su prevención y control, Gobierno de México (2018)

Cargando…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

Las aceitunas y ¿cómo llegaron a México?

blog-icono-categoria

El mito de los plásticos y el reciclaje en México