Biografía

De ascendencia portuguesa y con estudios en Administración de Empresas Turísticas, Eduardo Gomes-da Silva se dedicaba profesionalmente a la industria de la ropa y el calzado, hasta que un mal momento de la economía mexicana provocó la quiebra de su empresa en 1994.

A los 40 años de edad decidió estudiar cocina en el programa del Cordon D’Or de la Universidad Anáhuac. A los pocos meses se percató de que sentía una gran pasión por la cocina francesa, sobre todo por su repostería.

Un día, su hermana, dueña del entrañable restaurante Casa Portuguesa, ubicado en Polanco, Ciudad de México, le pidió que hiciera y vendiera postres para su restaurante; Eduardo aprovechó la oportunidad y cumplió con el pedido, logrando gran aceptación entre los comensales.

Después de ese primer trabajo, tomó un curso especializado en repostería y se inscribió en la academia de la chef Maricú Ortiz. Al finalizar estos estudios, el 17 de marzo del 2000, Da Silva Panadería Artesanal levantó formalmente la cortina de su primera tienda.

“En ese entonces vendíamos pasteles, galletas y chocolates, sin gran éxito, hasta que un buen amigo francés me orientó para que también vendiera baguettes y croissants”.

Eduardo siguió su consejo y comenzó a preparar una gran variedad de panes artesanales, cuya diferencia con las demás panaderías comerciales era que ellos utilizaban levadura fresca y masa madre; así, poco a poco Da Silva adquirió gran fama.

Es miembro activo del Vatel Club de México y de la Academia Culinaria de Francia. Ha sido conferencista en importantes eventos como Mexipan; Expo Alimentaria México; el Festival del Cacao Tabasco, entre otros. Además, fungió como juez en el Concurso Mundial de las Artes Dulces de París, en 2015; en el certamen World Chocolate Masters en 2017 y 2018, así como en el Trofeo Thierry Blouet.

Actualmente participa en Millesime México y es también embajador de Grupo Barry Callebaut, la fábrica más grande a nivel mundial de cacao y chocolate.

Con los años ha desarrollado líneas de panadería artesanal dulce y salada de tipo europeo, así como repostería, chocolatería y confitería con tendencias internacionales. Su cadena de establecimientos es reconocida en diversos sectores de la sociedad como un referente a seguir. Además, sigue ejerciendo su labor como chef repostero y panadero del restaurante familiar Casa Portuguesa.

Recetas de Eduardo Da Silva

Pan victoriano