10 alimentos tóxicos para los perros y que lo podrían llevar al veterinario

Además de protegernos, los perros nos traen muchísima felicidad y nuestra forma de consentirlos siempre ha sido compartirles nuestros alimentos o incluso, prepararles algo especial. Te enseñamos cuáles son algunos alimentos tóxicos para perros que debes evitar en su alimentación.

Cultura culinaria

La alimentación del perro

El perro ha acompañado al ser humano desde hace más de 10 mil años. Esta convivencia ha hecho que estos mamíferos se hayan familiarizado con nuestras rutinas. El parecido nutricional que tienen los perros con nosotros es en el consumo de carbohidratos, proteínas y lípidos, que debe ser entre los 60% de carbohidratos, 20% de proteínas y 20% de lípidos, aproximadamente en ambos casos. Sin embargo, así como nosotros no podemos consumir ciertos alimentos, los mejores amigos del ser humano tampoco puede comer otros.

¿Qué alimentos no puede comer mi perro?

El veneno está en la dosis, dijo Paracelso, un médico y alquimista del siglo XVI. Sin embargo, en los perros hay que cuidar el consumo de estos alimentos, pues muchos factores pueden causar estragos en su salud, aunque la dosis sea pequeña. Aquí algunos alimentos que debe evitar.

Aguacate

Contiene persin, una toxina que resulta inocua para los humanos, pero que a los perros puede causarles diarrea, vómito y congestión cardiaca.

Por mucho que te lo pidan, evita darle aguacate a tus amigos perrunos. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Por mucho que te lo pidan, evita darle aguacate a tus amigos perrunos. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Ajo, cebolla y cebollín

Estos alimentos contienen tiosulfato que provoca anemia hemolítica, siendo altamente tóxico. También, pueden provocar diarrea, vómito, orina y evacuaciones con sangre.

El ajo, la cebolla y el cebollín contienen tiosulfato ¡evita dárselos a tus mascotas! Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

El ajo, la cebolla y el cebollín contienen tiosulfato ¡evita dárselos a tus mascotas! Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Alcohol

Tiene los mismos efectos que en el organismo humano. Sin embargo, éstos se potencian debido al menor tamaño de los canes y a que su metabolismo es más rápido. Puede causar nerviosismo y descensos en el azúcar, la presión arterial y la temperatura corporal. Los postres que contengan alcohol o las masas fermentadas pueden causar los mismos síntomas.

Evita que tus canes consuman cualquier tipo de bebida alcoholica. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Evita que tus canes consuman cualquier tipo de bebida alcoholica. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Chocolate, cacao, té o café

Estos alimentos no son recomendables para tu mascota; contienen teobromina, teofilina y cafeína, que funcionan como estimulantes cardiacos y diuréticos. Dependiendo de la dosis pueden causar en los perros diarrea, vómito, hiperactividad y convulsiones. En dosis muy elevadas: 100 a 200 miligramos por kilogramo de peso pueden ser causa de un paro cardíaco. Si ingirió chocolate por accidente, puedes revisar la toxicidad en su organismo en esta calculadora.

Evita sucumbir ante los ojitos de tu mascota y evita darle chocolate. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Evita sucumbir ante los ojitos de tu mascota y evita darle chocolate. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Huesos de pollo o conejo

Al roerlos pueden astillarse y perforar el intestino o causar asfixia. Si decides darle huesos, éstos deben ser grandes, como los de res o cerdo.

Semillas de frutas

Retira siempre las semillas de frutas como manzanas, peras, ciruelas y duraznos, ya que al ser consumidas producen cianuro en el organismo y pueden llegar a ser fatales para tu mascota. Asimismo, las semillas grandes pueden causar obstrucción en el intestino o en el esófago y causar asfixia.

Uvas, pasas o derivados

Suelen ocasionar vómitos, diarrea, dolor abominar, deshidratación, temblores, así como problemas hepáticos o renales.

Evita también las uvas y sus derivados. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Evita también las uvas y sus derivados. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

¿Qué alimentos son contraindicados para los perros?

Estos alimentos pueden consumirlos, pero con moderación. La recomendación sería prestar atención la cantidad y al comportamiento de tu mascota, pues pueden causar afecciones o malestares.

Arándanos

Si los ofreces, que sean frescos. Aunque pueden causar gastritis y ulceración en perros con problemas gástricos. No se recomiendan para perros con sensibilidad estomacal.

Avena

Ofrécela de preferencia cocida. Puede causar gastritis.

Azúcar

Los perros no pueden metabolizarla bien, por lo cual la almacenan en el organismo, agrandando la vesícula biliar. Al igual que en los humanos, fomenta la acumulación de sarro dental.

Grasa, manteca o pan

El exceso de grasa y manteca puede ocasionar pancreatitis. Además, el pan puede inflamar a tu can.

Papa

Ofrécela cocida sin piel y evita ¡a toda costa! darles papas verdes, pues contienen solaninas, sustancia que es tóxica hasta en los humanos.

Pescado

Con exceso puede formar cálculos en ciertos órganos y baja la tiamina en organismo, que ocasiona convulsiones o la muerte. Ofrécelos cocidos, ya que pueden contener microrganismos como la rickettsias que enferman al perro.

Hígado

Esta víscera es rica en vitamina A. Su consumo debe ser moderado, pues afecta a músculos y a los huesos. También puede ocasionar hemorragias.

Huevo

Se debe ofrecer cocido, pues crudo es puede transmitir enfermedades gastrointestinales. Este producto también es alérgeno, así que ¡aguas!

Lácteos

Ofrece a tu mascota lácteos deslactosados si es que lo quieres consentir. Los perros carece de la enzima necessaria para digerirlos, por lo que les pueden ocasionar flatulencias, diarrea y vómito.

Nueces, cacahuates y otras semillas oleaginosas

Son una gran fuente de fósforo que, con exceso, puede provocarles problemas renales y cálculos en vesícula biliar.

¿Qué hacer si mi perro consumió algo que le cayó mal?

Trata de identificar qué fue y evita hacerlo vomitar o darle algún remedio casero. Lo mejor siempre será llevar a tu perro al veterinario —mejor conocido como “perriatra”— y ten mucha calma. No dejes que su mirada te chantajee y cuida a tu mascota de estos alimentos. Si te dejas llevar, puedes prepararle algo muy especial del libro Recetas para consentir a tu perro.

 

Por Miguel Guzmán

Cargando…

Top