La ciencia detrás de tus palomitas de maíz

Pochoclo, cotufas, rosetas o simplemente palomitas de maíz, son un alimento amado por muchos, pues su practicidad permite que se puedan consumir como colación o a cualquier hora del día. A continuación te contamos qué hay detrás de ese ¡pop! muy popular en el mundo.

¿Por qué revientan las palomitas?

El maíz está compuesto en su interior de almidón y proteínas, las cuales están cubiertas de una fina capa llamada pericarpio. Al momento de calentar el grano, ejercemos en este, un intento de evaporación del agua.

Cuando la temperatura interior del grano alcanza el punto de ebullición, las proteínas y almidones propios del maíz, se ablandan y la humedad contenida se convierte en vapor. La presión del interior del maíz, la cual es siete veces mayor que la del exterior, es tal, que  permite expandir los almidones y las proteínas del grano, dejando una superficie crujiente y ligera.

¿Cómo hacer las mejores palomitas de maíz?

Las palomitas de maíz revientan mucho mejor a una temperatura de 103 °C. Por tanto puedes optar por poner un poco de mantequilla o aceite en la cacerola donde harás tus palomitas.

Otra opción es usar aparatos de aire caliente o el horno de microondas. En este último, puedes reventar maíz palomero colocándolo en una bolsa de papel y añadiéndole sólo un poco de aceite.

Para darle un toque salado a tus palomitas, calienta los granos de maíz en la estufa o el microondas. Por otro lado, coloca en un sartén caliente un poco de mantequilla hasta que se derrita y añádele tus especias favoritas. Rocía está mezcla sobre tus palomitas de maíz y disfrútalas.

Por el contrario, si quieres preparar palomitas acarameladas, puedes hacer esta receta.

El maíz palomero es originario de México, donde actualmente se conocen 7 maíces especiales para hacer palomitas. Con este tipo de iniciativas, puedes apoyar la producción de maíz palomero mexicano.

Cargando…

Contenido relacionado

Top