El arsénico en el arroz es una tóxica realidad

El arsénico es un metaloide extremadamente tóxico y está presente en muchos alimentos, pero especialmente en el arroz.

Comida y bebida

Este compuesto de la tabla periódica llega al cuerpo humano a través de distintas vías, pero una de las más significativas es a través del consumo de arroz. Éste es un cereal básico para la alimentación del ser humano; en México, por ejemplo, se consumen 8.5 kg per cápita al año.

 

La intoxicación por arsénico dependerá del consumo de arroz a la semana, pues no es lo mismo estar expuesto todos los días a estarlo dos veces por semana. Sin embargo, cuidar el consumo de este cereal puede ser clave para evitar algunos problemas de salud como el cáncer.

 

 

¿Por qué el arroz tiene arsénico?

El arsénico que absorbe el arroz es de origen orgánico; es decir, de la tierra y de rocas y también, el arsénico inorgánico a través de pesticidas y la contaminación.

 

Hay otros alimentos que también contienen arsénico, principalmente los productos del mar y hasta en el agua potable (en algunos casos). Sin embargo, el arroz es un cereal que absorbe 10 veces más arsénico que otros cereales y productos.

 

¿Cómo disminuir el arsénico en el arroz?

Estudios científicos aseguran que es posible eliminar hasta un 54% y un 73% de arsénico inorgánico en el arroz integral y blanco respectivamente. Lo ideal es colocar cada taza de arroz con dos tazas de agua en una cacerola y al momento de que llegue al punto de ebullición, hay que esperar 5 minutos y retirar el agua.

 

Otra forma de eliminar el arsénico es remojándolo unos 30 minutos antes de cocinarlo. Así se elimina hasta el 44% de arsénico en el arroz blanco y 18% en el arroz integral.

 

 

¿Hay riesgo de intoxicarse con arroz?

Aunque no es una situación que alarme, el consumo de arroz debe cuidarse en embarazadas ya que el bebé podría sufrir problemas de salud. En los primeros meses de vida tampoco es conveniente que lo ingieren bebés, puesto que les puede traer problemas de aprendizaje.

¿Otra opción? Reducir el consumo de productos y subproductos de arroz y consumir otros granos como la quinoa, el amaranto y hasta el cuscús.

 

Por Miguel Guzmán

Fuentes consultadas:

Manoj Menon et. Al., “Improved rice cooking approach to maximise arsenic removal while preserving nutrient elements”, Elvesier, Vol. 755, (28/02/22)

Sainz, Yaiza, “Todo lo que debes saber sobre el arsénico en los alimentos”, La Vanguardia, (25/02/22)

Cargando…

Top