Hidromiel, la bebida fermentada más antigua de la humanidad

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre el hidromiel, la primera bebida fermentada producida por el hombre.

Comida y bebida

Origen del hidromiel

El hidromiel es la primera bebida fermentada creada por el hombre. Restos arqueológicos encontrados en China y Alemania son prueba de que en torno al año 8000 a.C. ya se elaboraba y consumía.

Esta bebida, preparada con una mezcla de miel y agua, era muy estimada por los griegos de la antigüedad, pues consideraban a las abejas como un símbolo de inmortalidad. También fue preparada y consumida por los romanos, celtas, sajones, galos y escandinavos, quienes la preferían tanto como la cerveza.

La bebida continúo preparándose durante la Edad Media, sin embargo, en el siglo XVIII su popularidad comenzó a decaer debido a la preferencia de bebidas como el vino y la cerveza, el alto costo de la miel, la complejidad del proceso de fermentación, así como las leyes de denominación de origen que surgieron en el siglo XV.

Algunas personas pueden confundir esta bebida con el aguamiel. En varios países, ambas palabras son sinónimos, pero en el caso de México, la diferencia entre hidromiel y aguamiel es que aguamiel es la palabra utilizada para nombrar al jugo extraído del corazón del maguey, que al fermentarlo se convierte en pulque.

El aguamiel es el jugo extraído del corazón del maguey. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

El aguamiel es el jugo extraído del corazón del maguey. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

¿Cómo se elabora?

El hidromiel simple se elabora con una mezcla de agua, miel y levaduras en distintas proporciones. El primer paso para elaborar esta bebida es mezclar y hervir la miel. En esta etapa se puede agregar especias para darle un sabor único. Una vez fría, la mezcla se vierte dentro del fermentador esterilizado y se agrega la levadura. La mezcla debe fermentar de dos a tres meses en un ambiente controlado antes de ser embotellada. En las botellas se produce una segunda fermentación que da el sabor final a la bebida.

Este proceso es simple y complejo a la vez. Simple porque son pocos pasos, ingredientes y el proceso no requiere mucho trabajo. Complejo porque si el proceso de fermentación no se controla de manera adecuada, es muy probable que se produzcan compuestos que pueden producir sabores desagradables en la bebida. Si quieres saber más sobre su elaboración, te recomendamos el siguiente canal.

Características del hidromiel

Como lo vimos antes, el sabor de esta bebida varía dependiendo de factores como el tiempo de fermentación, el porcentaje de alcohol, las levaduras utilizadas, las características del contenedor en el cual se dejó fermentar y, por supuesto, las características organolépticas de sus principales ingredientes: el agua y la miel. Por esta razón, existen tantas variedades como tipos de miel en el mundo.

Sin embargo, los tipos de hidromiel más populares son los siguientes:

  • Hidromiel con especias y hierbas aromáticas. Estos ingredientes se agregan en distintas etapas del proceso de fermentación para balancear los sabores de la bebida. Pueden utilizarse ingredientes como el jengibre, clavo, cardamomo, canela, pimienta, anís, café, rosas e incluso té.
  • Hidromiel con frutas. Aportan color, sabores y aromas. Entre las más utilizadas se encuentran las cáscaras de cítricos,
  • Hidromiel con lúpulo. Este tipo de hidromiel lo vuelve un poco similar a una cerveza con la cual se utilizó miel en lugar de cereales para alimentar a las levaduras. Este tipo de hidromieles tienden a ser más amargos.

El hidromiel también puede clasificarse de acuerdo con el tipo de levaduras utilizadas para su fermentación. Las más usadas son las levaduras de pan y de cerveza, pero no existe una norma que delimite el tipo de levadura que debe emplearse para su elaboración. Para saber más sobre las levaduras utilizadas en la elaboración del hidromiel, ve el siguiente video.

¿Cómo se toma?

El hidromiel es tan versátil que puede tomarse tanto frío como caliente. Si se consume frío, lo mejor es servirlo a una temperatura entre 12 a 16°C para poder apreciar todos sus sabores y aromas.

Algunas variedades de esta bebida pueden consumirse calientes. La temperatura ideal es de 50 a 55°C. Si lo tomas así, es muy importante que evites calentarlo a más de 60°C ya que a esta temperatura sus compuestos comienzan a degradarse lo que puede provocar que adquiera un sabor desagradable. El hidromiel caliente debe consumirse inmediatamente, ya que puede perder sus cualidades y sabor rápidamente.

¿Lo has probado? ¿cuál es tu favorito? Déjanos tu respuesta en los comentarios.

 

Por Ana Gabriela de la Rosa

 

Fuentes consultadas:

Basilio, Alicia; Prieto, José et al. El proceso de fermentación en la producción artesanal de hidromieles y su evaluación sensorial. Agronomía & Ambiente, Revista de la Facultad de Agronomía UBA, 1-15, (2020).

Rodríguez Ardilla, Natalia; Rubiano Cepeda, Manuel Ernesto. Proceso de elaboración de hidro miel. Centro de Biotecnología Agropecuaria, Rionegro Antoquia, 2019.

Martínez B., Wilmer Orlando; Arias B., Edgar, et al. La bebida de los dioses – apiarios del bosque. Researchgate, (07/11/2022).

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

Los alimentos afrodisíacos ¿realmente enamoran?

blog-icono-categoria
Comida y bebida

Descubre las variedades de ponche navideño de México y LATAM

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

¿Cómo montar una mesa de manera adecuada?

Top