Biografía

Originaria del Estado de México, a los 16 años Liz se mudó a Cholula, Puebla, para continuar con sus estudios. Después de probar suerte con cursos menores, se inscribió a una escuela de nivel técnico, donde conoció las grandes oportunidades de desarrollo de la gastronomía.

Con muchos factores en su contra y sin el apoyo de su familia, aceptó el reto de comenzar a desenvolverse en el mundo gastronómico. Gracias a videos, libros, talleres y cursos, poco a poco fue aprendiendo más sobre la cocina. En 2009, volvió a cambiar de residencia y se mudó a Tlaxcala, donde enriqueció sus conocimientos y además descubrió todo sobre el trabajo en el campo.

Estudió la licenciatura en Administración de Empresas, sin dejar de lado su pasión por la cocina. Aunque implicaba dejar todo, persiguió sus  sueños y, en 2012, junto con su socio, Armando Muñoz, creó en Tabasco DRUPA Museo Interactivo del Chocolate, proyecto cuyo objetivo es, a la fecha, dar a conocer uno de los ingredientes más importantes de México: el cacao.

Fue así como lograron que en la cuarta edición del Festival del Chocolate, que se realiza en Tabasco, el programa incluyera a DRUPA como parte de la ruta del cacao y las haciendas de chocolate de la región.

En 2016 se percató de que, a pesar de tener una finca llena de árboles de cacao, no sabía hacer chocolate, así que de nuevo, debido a su aprendizaje autodidacta y con ayuda de videos de chocolateros, Liz aprendió el oficio de la gente que diariamente cosecha el cacao, mientras practicaba el temperado del chocolate.

Después de entender la complejidad de los procesos, descubrió que su pasión era el chocolate, lo que la llevó a perfeccionar la técnica del temperado en la Chocolate Academy. El arduo trabajo rindió frutos: un año más tarde, en 2017, DRUPA lanzó su primera línea de chocolates refinados.

Hoy día Liz es una reconocida representante del Cacao de Tabasco. Además de ser la chocolatera y cacaotera principal de DRUPA, ha participado en diversos eventos, como el Salon du Chocolat en París, Francia, como representante de la ruta del cacao, y en talleres y exhibiciones como la elaboración de chocolate en metate en The Culinary Institute of America.

Su meta es llevar el cacao mexicano a la cima de los chocolates a nivel mundial y compartir su filosofía: “Valorar el esfuerzo de la gente del campo e incentivar a las nuevas generaciones de cocineros y chocolateros en el conocimiento de un producto que ha dado fama a México en el mundo”.

Co autora en Grandes Chefs Mexicanos. Panadería • Repostería • Chocolatería.

Recetas de Lizbeth Hernández

Rosa mexicano