Biografía

Elenita, como se le conoce en el medio gastronómico nacional, es originaria de la Ciudad de México; sin embargo, sus orígenes se remontan al estado de Aguascalientes, donde vivió por más de una década. Fue gracias a su madre que conoció el amor por la cocina y por quien aprendió actividades administrativas, mismas que hoy todavía ejerce en el reconocido restaurante Nicos de la capital mexicana.

Se desempeñó como secretaria ejecutiva en una fábrica de calzado, después en la Secretaría de Hacienda y más tarde en un despacho de auditorías. Tiempo después y sin saber qué les depararía la vida, junto a su entonces novio, Raymundo Vázquez, decidió emprender un gran viaje, al fundar en 1957 una fuente de sodas –típica de la década de los años 50– en la entonces zona industrial de Clavería, hoy alcaldía de Azcapotzalco. Su nombre sería: Nicos.

Así, con los años, el sitio comenzó a ganar fama entre los trabajadores que asistían diariamente por un café. Elena dedicaba su tiempo a cubrir el segundo turno de la administración del lugar, mientras Raymundo atendía a los comensales.

Después de casarse, Elena se dedicó al negocio. Dejaron de servir 25 comidas al día, para aumentar a 85. Su afinidad por la comida mexicana la llevó a ofrecer en el menú muchos platos típicos, pero con el mismo objetivo de servir algo sencillo, casero, nutritivo y de temporada. Así, Nicos dejó de ser una fuente de sodas para evolucionar y ser el restaurante que es hoy día.

Años más tarde, junto a su hijo, el reconocido chef Gerardo Vázquez Lugo, la carta fue actualizada con algunas recetas de la familia de doña Elena y otras investigadas por Vázquez Lugo. El esfuerzo y comunión rindieron frutos: Nicos ha logrado mantenerse como uno de los mejores restaurantes de México y ganar múltiples reconocimientos, entre ellos, mantenerse en la lista de The Latin America’s 50 Best Restaurants y fungir como uno de los clásicos imperdibles en la Ciudad de México. Su trabajo como cocinera, pero sobre todo como maestra del postre tradicional mexicano, la han llevado a ser homenajeada por la salvaguardia que hace de los postres más elaborados de la barroca cocina nacional.

Entre las distinciones que doña Elena ha ganado junto a Gerardo está el Lifetime Achievement Award otorgado por The Diners Club en 2018, por su dedicación a la conservación y promoción de la cocina casera mexicana, un reconocimiento al trabajo que han realizado durante más de seis décadas.

Además de ser una reconocida cocinera, Elenita es sin duda un icono de la gastronomía mexicana. Su pasión por compartir y enseñar la han llevado a participar en foros de cocina en México y el mundo.

Recetas de María Elena Lugo

Buñuelos de viento