Biografía

Uno de los grandes pioneros en la vanguardia de la cocina mexicana es el chef Roberto Solís, originario de Mérida, Yucatán, donde actualmente dirige la cocina del afamado restaurante Néctar.
Comenzó su trayectoria profesional trabajando en cocinas de hoteles del estado. Años después, con tan solo 27 años y una visión clara de lo que estaba buscando, decidió abrir Néctar, en noviembre de 2003. La cocina de Roberto proviene principalmente de sus experiencias personales viajando por el mundo.
En el verano de 2005 decidió viajar a The Fat Duck Restaurant en Inglaterra, entonces la cuna de la vanguardia culinaria mundial, para aprender sobre la muy de moda cocina molecular, del chef Heston Blumenthal.
Más tarde, en el verano de 2006 viajó a Dinamarca y trabajó en el restaurante Noma, donde conoció “la nueva cocina escandinava” bajo el mando del chef René Redzepi, con quien tiene una gran amistad hasta el día de hoy. En 2006, los dos chefs decidieron cocinar juntos en Mérida y luego en la Ciudad de México.
En el verano de 2008 la sed de conocimiento lo llevó a realizar una estancia en el restaurante Per Se del chef Thomas Keller, en Nueva York, Estados Unidos. Fue allí que tuvo el privilegio de experimentar otro gran concepto “La nueva cocina americana-francesa”. Luego viajó a Tokio, donde estuvo en Les Créations de Narisawa, trabajando codo a codo con el chef japonés Narisawa, de quien aprendió sobre el gran “minimalismo culinario japonés”.
La filosofía de Roberto se lleva a cabo en armonía con la naturaleza, creando lo que hoy se conoce como “La nueva cocina yucateca”. Los fundamentos de ésta son los ingredientes de la región, transformando la cocina yucateca con una visión fresca, incorporando flores, hierbas y animales locales, como venado (ciervo local de criadero certificado), pecarí y cerdo pelón (cochinillo).
Después de muchos años de tratar de experimentar e innovar con los productos locales y la posible utilización de los mismos en diferentes recetas, un tanto alejadas de la rigurosa tradición, Roberto finalmente logró la creación de una nueva cocina, aplicando técnicas de vanguardia con ingredientes frescos locales.