Con los códigos de identificación ¡Tú también puedes reciclar en la cocina!

El mundo nos pide a gritos que lo cuidemos, y desde la cocina podemos aportar nuestro granito de arena.

Según la organización ambientalista Greenpeace, cada año los mares y océanos reciben hasta 12 millones de toneladas de basura. En México, de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor, se producen 300 millones de toneladas de plástico al año, de las cuales únicamente se recicla el 3%.  

Para comenzar a reciclar en tu cocina te recomendamos revisar tus envases, cada producto o envoltura que utilizamos a diario contiene un triángulo de Penrose formado por flechas con un número en el interior. 

Descubriremos que los plásticos tienen una clasificación que dependerá de la densidad, resistencia y flexibilidad de los materiales con los que fueron elaborados. Este sistema se basa en una guía de códigos de identificación de plásticos creada por la Sociedad de la Industria de Plásticos (SPI por sus siglas en inglés).  El código tiene como objetivo mejorar la separación de plásticos y sobre todo ayuda a poderlo reciclar. 

 

Código 1: PET como los envases 

Los envases PET o de Polietileno tereftalato lo encontraremos fácilmente en las botellas de agua, de refresco, envases de mayonesa, miel, jarabes incluso en envases de jabones para lavar trastes. El PET es fácil de reciclar y lo podemos encontrar en fibras de poliéster, nuevas botellas de plástico o alfombras. 

 

Código 2: HDPE cómo los garrafones 

Es común encontrar el Polietileno de Alta Densidad o HDPE en envases de leche, bolsas de plástico o garrafones de agua. Una vez que es reciclado puede volver a utilizarse en la elaboración de macetas, botes de basura o envases nuevos.

 

Código 3: PVC cómo el de los tubos 

El Ploricloruro de Vinilo o PVC, que es el mismo material que encontramos en la mayoría de las tuberías de plástico y tarjetas. Podemos encontrarlo en algunos envases. Es uno de los plásticos menos reciclables debido a sus componentes, pero es posible reutilizarlo para elaborar tuberías para electricidad y desagüe.

 

Código 4: LDPE parecido al papel film 

El Polietileno de Baja Densidad o LDPE, generalmente se encuentra en bolsas, empaques de pan, tapas de botellas, entre otros. Es complicado reciclarlo porque en ocasiones puede estar sucio de alimentos, pero con tratamiento correcto, pueden utilizarse para elaborar bolsas, envases o macetas.

 

Código 5: PP como los popotes 

El Polipropileno o PP es utilizado en casi todos los productos que conocemos y su uso es tan versátil que lo logramos encontrar en alimentos hasta en artículos de jardinería. Es factible de reciclarlo, aunque en ocasiones muy difícil porque no es tan flexible y suele quebrarse en pedazos más pequeños. 

 

Código 6: PS como los vasos de unicel 

El poliestireno o PS es muy difícil de reciclar, pues pesa poco y ocupa mucho espacio. Este material se encuentra en infinidad de productos como los de sopas instantáneas, bandejas o incluso es utilizado como material de embalaje.

 

Código 7: Otros empaques  

Estos engloban a las mezclas de plásticos como el nailon o plásticos parecidos al policarbonato, se clasifica como otros, y puede contener una gran mezcla de resinas, por lo que es casi imposible reciclarlos. El tratamiento que recibe cada plástico es diferente y en este caso, la mezcla de todos es lo que los vuelve imposible de reciclar.

 

Un código imperceptible: el BPA 

Los plásticos también pueden tener aditivos. Entre ellos hay uno conocido como Bisfenol A o BPA, este aditivo para endurecer el plástico es peligroso. Su toxicidad en el organismo es tal, que, en Estados Unidos, se prohibió su uso de manera parcial, sobre todo en biberones.  Pues al calentarse esta sustancia se puede filtrar en los alimentos, generando toxinas que a la larga pueden provocar cáncer. Este compuesto se encuentra en algunas latas, envases de plástico, tapas de botellas o frascos. 

 

Es recomendable que sólo utilices envases con los números 1, 2, 4 y 5 para almacenar comida y evitar otros. Los plásticos marcados con los códigos 3, 6 y 7 son imposibles de reciclar, y al calentarse pueden contener compuestos perjudiciales para tu salud. ¡Así que mucho ojo al adquirir tus alimentos!
 

Fuentes 

Vega, Alberto, “Menos basura, más reciclaje, mejor futuro”,  Revista del Consumidor (23/02/20) p.29 

 

Cargando…

Top