Tipos de servicio a la mesa que cambiaron el destino del mundo

Te presentamos los tipos de servicio que cambiaron la historia de la restaurantería.

Cultura culinaria

Hoy día, en Francia y en muchas partes del mundo, la costumbre admite cuatro tipos de servicio: el servicio a la francesa, el servicio a la inglesa, el servicio en plato y a la rusa. Estos tipos de servicio son un gran espectáculo, pues para llevarlos a cabo ser requiere de práctica y mucho entrenamiento.

El servicio a la francesa

Para este tipo de servicio, el mesero se sitúa a la izquierda del invitado y tiende hacia él una fuente y los cubiertos de servicio para que el comensal se pueda servir más fácilmente, ya que tiene más amplitud con su mano y su brazo derechos (en un mundo dominado por los diestros).

Este servicio permite que cada cual elija las porciones de una bandeja que más le apetezcan, pero requiere bastante tiempo y, por tanto, es poco adecuado para una mesa numerosa. También exige que haya suficiente espacio entre los comensales para permitir el movimiento de cada uno. Por último, debe reservarse a personas ya familiarizadas con este tipo de servicio, o que se sienten lo bastante cómodas, ya que puede resultar embarazoso servirse delicadamente mientras los demás esperan su turno.

El servicio a la inglesa

Tiene un gran parecido al servicio a la francesa, con la excepción de que el anfitrión sirve al invitado con una mano, mientras con la otra sujeta la fuente. Este servicio es cálido y agradable, pues hace sentir a los invitados como el centro de atención y permite que cada uno elija lo que más le guste. Este tipo de servicio es preferible para un número de comensales reducido.

 

El servicio americano

Como en un restaurante, los platos son servidos individualmente en la cocina y llevados rápidamente a los invitados. Es ideal por su simplicidad y rapidez, siempre que el trabajo en la cocina esté bastante avanzado y organizado para reducir el tiempo de espera entre las primeras personas que son servidas y las últimas.

Este servicio es el que los restaurantes adoptan con más frecuencia.  Cuando se sirve en el plato, uno puede darse el placer de aumentar el efecto sorpresa usando, por ejemplo, unas campanas de metal que todos los comensales levantarán a la vez. El interés principal de este servicio es, además de la gracia de los platos, que permite disponer de tiempo para prepararlos con antelación, razón por la cual es interesante sobre todo en los entrantes fríos, que se pueden elaborar antes de que lleguen los invitados.

Servicio a la rusa

Este servicio marcó el punto álgido de la gran restauración de lujo en el siglo XIX. Exige tal pericia que hoy en día está cayendo en desuso, salvo en los establecimientos más prestigiosos. Sin embargo, con un poco de entrenamiento, en casa se puede reproducir esta elegante modalidad con ciertos platos a los que hay que dar el toque final delante de los huéspedes, con un flambeado o un trinchado: flambear una dorada al anís, trinchar un pato asado o un costillar de cordero en croûte. A veces se denomina «servicio en guéridon», ya que requiere el uso del guéridon, una mesa o un carrito auxiliar, para dar el toque final ante los invitados.

Estos tipos de servicio han ido evolucionando. Incluso, en la actualidad hay otro tipos de servicio, entre los que se incluyen el afamado delivery impulsado por las ghost kitchens.

Por redacción.

Contenido relacionado

Top