Tres salsas para acompañar la cena decembrina

En esta ocasión, te traemos tres salsas para acompañar tus platillos en tu cena decembrina. Si quieres aprender a prepararlas, sigue leyendo.

Comida y bebida

El frío y la temporada decembrina son el momento perfecto para adquirir nuevas habilidades en la cocina y descubrir nuevas recetas. Por ello, te contamos de tres salsas tradicionales que puedes preparar en estas fechas. Son sencillas de elaborar y le darán un toque distinto a tus platillos. 

Chutney 

Esta salsa agridulce se prepara con vinagre, azúcar; especias como clavo, pimienta, jengibre; y frutas o algunas verduras. Su consistencia y elaboración es similar a la de una confitura, como la mermelada.  

Después de que se enfríe, hay que colocar la salsa chutney en recipientes de vidrio esterilizados y refrigerarla. Así lograrás que su tiempo de vida sea de tres meses aproximadamente. 

Para este invierno, lo ideal es aprovechar los frutos de temporada, como el tamarindo, la mandarina o la manzana, o bien, berenjena o jitomate. Puedes añadir estos ingredientes hechos puré para obtener una salsa de consistencia ligera o dejar algunos trozos. 

Esta es la consistencia de la salsa chutney, en este caso la fruta utilizada fue el mango. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Esta es la consistencia de la salsa chutney, en este caso la fruta utilizada fue el mango. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

La clave de la salsa chutney está en condimentar correctamente con las especias de tu preferencia y dejar que  la mezcla se cocine el tiempo suficiente para que obtenga la consistencia adecuada. 

Una de las combinaciones más deliciosas es la de chutney de frutas con una tablas de quesos, acompañado de una baguette y verduras encurtidas. Si es un chutney elaborado con verduras o chiles, puedes agregarlo a los sándwiches y tortas del recalentado, untándolo en el pan. 

Te dejamos la receta básica de la salsa chutney que puedes personalizar a tu gusto así como una versión de aguacate que queda excelente con carnes rojas y mariscos.

Bechamel 

Esta salsa blanca, tradicional de la cocina francesa, se utiliza todo el año en cientos de platillos, pero te damos algunas ideas para que le saques el máximo en tu cena. 

La salsa bechamel se elabora con un roux, es decir, una mezcla de harina y grasa en partes iguales a la cual se le añade leche caliente. Por lo general, para elaborar el roux se utiliza mantequilla. El tiempo de vida de la salsa bechamel es de 4 días en refrigeración. Antes de usarla, caliéntala un poco para que recupere su consistencia. 

Éstos son los ingredientes que necesitas para elaborar una salsa bechamel. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Éstos son los ingredientes que necesitas para elaborar una salsa bechamel. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

La salsa bechamel tiene tantos usos que se le considera una salsa madre de la gastronomía francesa. Puedes utilizarla para acompañar preparaciones con huevo o pastas, gratinar verduras, como coliflor o espárragos, untarla en baguettes o sándwiches con carnes frías o aves entre muchos otros.

La salsa bechamel tiene la capacidad de resaltar los sabores de cualquier platillo, desde el filete Wellington hasta un strudel salado o unos canelones rellenos. Encuentra más platillos en nuestra sección de recetas.

Gravy 

El uso más conocido del gravy es en el puré de papa o en el pavo navideño, pero no hay por qué limitarse. El gravy es una salsa que nos ayuda a aportar una consistencia más húmeda y realzar sabores. Se elabora con los jugos de las carnes y verduras, o con el fondo de res, y se espesa con harina. Te compartimos la receta. 

No esperes más para hacer tu propio gravy. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

No esperes más para hacer tu propio gravy. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Si te sobra salsa, una vez fría puedes guardarla en refrigeración hasta por 4 días o congelación hasta por tres meses.

Además, se le pueden agregar otros ingredientes para darle más textura, como ajo picado, cebolla caramelizada, o incluso tocino o trozos de champiñones. Utiliza el gravy en un clásico pastel de carne o aun en un pollo frito. También puedes hacer un budín salado con las sobras de pan o utilizarlo para terminar un gratín de papa o acompañar unos waffles con tocino. No te arrepentirás. 

 

Por Alina Hernández 

Fuentes consultadas:

Bon Appétit, “Ok, What is Béchamel Sauce, Anyway?”, Alex Delany, (27/11/22).

Food and Wine, “How to Make Gravy Great Every Time”, Margaret Eby, (27/11/22).

Master Class, “What Is CVhutney and 6 Chutney Recipes”, Master Class, (27/11/22).

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

Experiencias gastronómicas, una emocionante forma de atraer a nuevos comensales

blog-icono-categoria
Tendencias

Meat Diversity: una iniciativa para y por la comunidad LGBTIQ+

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

El sabor y la historia de la colonia Polanco en Ciudad de México

Top