6 errores al organizar una cena y debes evitar

Organizar una cena es todo un reto; para evitar desastres, errores e incomodidades, sigue estos consejos para convertirte en el anfitrión de lujo.

Cenar es un acto de comunión que nos da sentido como seres humanos. Por lo que es importante hacerlo con tus seres queridos pues los lazos de cariño se hacen más fuertes. Para lograrlo es importante que la cena quede espectacular.

 

1. No definir un menú

Pensar cuidadosamente el menú es indispensable para tener clara su ejecución de principio a fin. Para que tu menú no tenga fallas, debes considerar tres aspectos:

  • Define el menú por escrito por lo menos una semana antes y considera que los productos de temporada son más económicos y fáciles de conseguir.
  • Haz una lista de compras luego de revisar con lo que ya cuentas en tu alacena y congelador. Puedes ayudarte de apps como la de meatme® para hacer tu preorden de proteínas.
  • Piensa en cómo vas a servir cada plato, además de elegir la cristalería y la vajilla que usarás.

 

2. Olvidar a tus invitados

Es importante considerar las intolerancias o alergias de cada invitado para evitar llamar a emergencias. Por otro lado, tus invitados se sentirán halagados si en tu menú hay opciones para ellos sin ese alérgeno o que se ajuste a su dieta, como la vegetariana (y que puedes elaborar recetas con estos ingredientes).

 

Tip: Cuando planees tu menú, pregúntale a tus invitados si tienen intolerancia o alergia a algún alimento.

 

 

3. No adelantar tus platillos

Debes adelantar tus preparaciones y planear lo que cocinarás. Por ello, ve pensando en todo lo que puedes ir cocinando —calculando su vida útil— desde días antes para que los tiempos no te ganen. Es decir, la sopa la puedes hacer desde una semana antes; la carne, la puedes marinar dos días antes; la cristalería, limpiarla desde tres días antes; y los postres, dependiendo de los ingredientes, desde dos o cuatro días antes.

 

4. No preparar suficiente comida

Calcula que el adulto promedio consume alrededor de 400 gramos de alimento (sin contar bebidas) en una comida. Así que, procura que la cena se divida en tiempos. Es decir, complementa la cena con entrada, un plato fuerte y un postre, sin olvidar que, algunos preferirán repetir plato. Para asegurar que alcance, e incluso sobre, prepara cada platillo para el número total de invitados más un 30%. Es decir, si tienes 10 invitados, considera 3 porciones más de cada tiempo.

 

5. Dejar la cocina sucia

Una cocina limpia dice más que mil palabras sobre tus habilidades como anfitrión. En la planeación y ejecución debes considerar tiempo suficiente para que al terminar de cocinar puedas dejar la cocina impecable. Tus asistentes quedarán apantallados y se sentirán muy a gusto en un ambiente tan limpio y organizado.

 

6. Olvidar la decoración en la mesa

Una mesa decorada habla de un superanfitrión. Acuérdate de que una vez definido el menú y de tener la cristalería, la cubertería y la mantelería a usar, puede añadir a tu mesa flores de temporada y velas que vayan de acuerdo con la celebración y a tus platillos. Acuérdate de deleitar todos los sentidos: ambienta con música instrumental, aromatiza tu comedor con algunas hierbas de olor y prepara temas de conversación interesantes.

 

 

¡Ahora sí está todo listo para que tus invitados no sólo disfruten esta cena sino que esperen con ansia la siguiente!

 

Por Miguel Guzmán

Cargando…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

De México al mundo: 5 alimentos negros

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Cocina nikkei: la fusión de dos mundos