Buscan evitar la extinción del maíz palomero mexicano

Con la cosecha de la primera siembra de maíces palomeros mexicanos que impulsó la Organización Tortilla de Maíz Mexicana, se busca generar conciencia y evitar la desaparición de estas variedades de maíces en nuestro país.

Rafael Mier, fundador de la Organización Tortilla de Maíz Mexicana –entre cuyos ejes principales está el rescate de los maíces palomeros mexicanos–, es un verdadero apasionado del campo. Desde niño, su vinculación a la tierra ha sido una constante y sus aficiones incluyen la agricultura y la ganadería. Se declara un auténtico fanático de la biodiversidad y al preguntarle sobre jitomates, calabazas, cabras o gallinas, su respuesta será amplia y profunda. Sus abuelos, inmigrantes procedentes del norte de España, eran ganaderos, por lo que el amor por el campo le viene en la sangre. Ya en México, su familia comenzó a operar un par de molinos de nixtamal –del cual tiene muy claro el recuerdo del que estaba ubicado en la calle de Topacio, cercano al Centro Histórico de la Ciudad de México–, en lo que parecía un llamado del destino en la vida de Rafael.

Rafael revela las inquietudes que lo llevaron a iniciar el proyecto Salvemos las Palomitas de Maíz Mexicano: “Pocas personas saben que el maíz palomero es de origen mexicano. Si le preguntas a una persona cómo se elabora una tortilla de maíz, probablemente tenga una idea. Si le preguntas qué es el nixtamal, probablemente no sepa nada.” El tema más delicado para Rafael es la pérdida de conocimiento del origen de lo que comemos, así como la manera en la que lo obtenemos. De acuerdo a datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en 2015 México produjo solo 788 toneladas de maíz palomero, importando 79 mil 108 toneladas de Estados Unidos y Argentina.

<p data-src=Primera siembra de maíz palomero toluqueño de la Organización Tortilla de Maíz Mexicana - Crédito: Organización Tortilla de Maíz Mexicana.

">

Primera siembra de maíz palomero toluqueño de la Organización Tortilla de Maíz Mexicana - Crédito: Organización Tortilla de Maíz Mexicana.

Gracias a los hallazgos arqueológicos, México está considerado como el centro de origen, domesticación y diversificación del maíz, y ha sido el cereal base de la alimentación en este territorio desde hace aproximadamente 10 mil años. Los maíces palomeros son de los más antiguos y fueron clave para el desarrollo de la agricultura y el asentamiento de los primeros pobladores de América. Se considera que las palomitas de maíz fueron una de las primeras formas en que se inició el consumo de maíz, al reventar sus granos al calor del fuego; este proceso surgió antes de la aparición de vasijas en las cuales se pudiera hervir el grano para la elaboración de tamales o tortillas, a través del proceso de nixtamalización.

Para Rafael Mier, la desvinculación que la gente tiene del campo es un tema que debe resolverse pronto. Asegura que la transición hacia la vida urbana, el ritmo de vida acelerado y en general, la falta de interés en conocer el origen de lo que comemos, nos ha llevado a desentendernos de los procesos de la tierra. “Pocas personas saben cuándo es la temporada de las frutas y verduras. Por ejemplo, creen que al darle a un bebé un puré de manzana le están dando lo mejor, porque es fruta; lo que mucha gente no sabe es que esas manzanas probablemente estuvieron en refrigeración por meses… ¡la manzana es más vieja que ese niño!”, enfatiza.

A pesar de su importancia histórica y botánica, los maíces palomeros se encuentran en peligro de extinción. Según datos del Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI)  y del SIAP, el 99% de las palomitas que se consumen en nuestro país se elaboran con granos importados. Esto deriva en que es complicado encontrar campesinos que continúen sembrando los maíces ancestrales.

En México existen 59 razas de maíz y de éstas, solo 7 tienen la facultad de reventar y formar palomitas: Apachito, Arrocillo amarillo, Chapalote, Nal-te, Palomero de Chihuahua, Reventador y Palomero toluqueño. La iniciativa emprendida por la Organización Tortilla de Maíz Mexicana se enfocó inicialmente en éste último, por ser uno de los más antiguos y de mayor importancia histórica y biológica.

<p data-src=Maíz palomero toluqueño cultivado por la Organización Tortilla de Maíz Mexicana - Crédito: Organización Tortilla de Maíz Mexicana.

">

Maíz palomero toluqueño cultivado por la Organización Tortilla de Maíz Mexicana - Crédito: Organización Tortilla de Maíz Mexicana.

Desafortunadamente, la organización no pudo encontrar a ningún productor que continuara sembrándolo, por lo que recurrió a los bancos de semillas del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y del Colegio de Postgraduados (COLPOS), quienes apoyaron para iniciar la siembra de un campo destinado al rescate del maíz palomero.

Fue así como se sembraron semillas que llevaban hasta 70 años congeladas, procedentes de colecciones que correspondían a cosechas de décadas como 1940 o 1970, procedentes de varios estados de la República Mexicana. Hoy la Organización Tortilla de Maíz Mexicana ha logrado la primera cosecha exitosa de esta siembra, la cual se realizó en un rancho en Valle de Bravo, Estado de México. A partir de ésta, se seleccionarán aquellos maíces que produzcan las mejores palomitas. La idea es continuar involucrando a nuevos productores que quieran sembrar esta variedad de maíz, así como a las industrias del cine y las botanas.

A pesar de esta primera cosecha, la cantidad de semillas y la diversidad de las mismas todavía son limitadas. Para ello, la organización ha iniciado una campaña de crowdfunding que le permita continuar con la labor de rescate. A través de esta etapa del proyecto, Rafael Mier y un grupo de científicos expertos en el tema de los maíces, saldrán a recorrer el campo mexicano, hacia aquellas zonas donde la probabilidad de encontrar productores que hayan conservado maíces palomeros sea más alta.

<p data-src=Rafael Mier (al centro) recorre el territorio nacional en su búsqueda de conocimiento sobre los maíces y sus derivados. Aquí, sosteniendo un par de mazorcas de maíz Jala, con productores de Jala, Nayarit - Crédito: Organización Tortilla de Maíz Mexicana.

">

Rafael Mier (al centro) recorre el territorio nacional en su búsqueda de conocimiento sobre los maíces y sus derivados. Aquí, sosteniendo un par de mazorcas de maíz Jala, con productores de Jala, Nayarit - Crédito: Organización Tortilla de Maíz Mexicana.

Si quieres sumarte a esta iniciativa, puedes apoyar la campaña de crowdfunding en Kickstarter.

Para más información de la Organización Tortilla de Maíz Mexicana, sus ejes de acción y actividades, síguela en su página de Facebook.

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Tendencias

El festival ‘Morelia en boca 2022’ recorre el país con sabores michoacanos

blog-icono-categoria

10 errores al cocinar la pasta seca

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Historia del puré de papa y guía definitiva para prepararlo

Top