Cinco ideas para cocinar rico y lavar poco

Disfrutar de una deliciosa comida es uno de los más grandes placeres terrenales, aunque también implica uno que no lo es: lavar trastes y limpiar la cocina. Afortunadamente, este sentimiento compartido ha despertado la creatividad de más de una persona; la chef Mariana Orozco es una fiel creyente de que cocinar es una actividad de disfrute y para evitar sufrirla ofrece recetas fáciles y consejos prácticos para cocinar y lavar poco.

1. Los vegetales y las frutas congeladas son buenos aliados

Contrario a lo que se cree, las verduras y frutas congeladas son tan -y en ocasiones más- nutritivas que su versión fresca. Esto se debe a que este tipo de alimentos suelen ser cosechados en el momento óptimo de maduración y procesados casi de inmediato, cuando apenas han perdido pocos nutrientes. Dependiendo del caso, algunos son precocidos, y todos son sometidos a un proceso de congelamiento rápido que no altera ni su valor nutritivo, ni sus características organolépticas. Estos productos son buenos aliados: no más lavar, desinfectar, pelar y cortar. Basta con abrir la bolsa y utilizarlos lo mismo en un smoothie, que en un caldo de verduras o un postre.

2. Ensaladas empacadas y lechugas hidropónicas

Al igual que en el ejemplo anterior, en supermercados y tiendas de conveniencia pueden encontrarse hojas de lechuga, espinaca, kale, endivias y más, listas para consumirse. No más hojas mojadas, bandejas y coladores sucios, con estos convenientes productos, bastará con abrir la bolsa y aliñar con un aderezo sencillo.

3. Conservas y comida enlatada para agrandar el festín

El complemento perfecto de esa ensalada podría ser una lata de ventresca de atún, unas sardinas en aceite de oliva, una lata de granos de elote amarillo o un frasco de palmitos o aceitunas. Como postre, los chongos zamoranos fríos o las conservas de frutas son una gran opción en un abrir y cerrar de latas.

4. Comida congelada, mejor si es hecha en casa

Una de las recomendaciones favoritas de la chef Orozco es tener visión al momento de cocinar, ya sea que la decisión consista en aprovechar las sobras y la versatilidad de un guiso que al día siguiente puede convertirse en tostadas o en un sándwich; o bien, preparar más porciones de las necesarias y congelarlas en bolsas resellables; una taza equivale a una porción por persona. Hace énfasis en señalar que es necesario rotular las bolsas con marcador indeleble antes de congelar.

5. Salsas básicas y fondos varios

Preservar, preferentemente en congelación salsas básicas como roja, verde y de jitomate es una gran opción para preparar guisados fácilmente. Reservar el caldo de la cocción de vegetales y carnes también servirá para ahorrar tiempo en el futuro.

Siguiendo todos estos consejos podrás ensuciar menos y evitar un desastre en tu cocina. Anímate a preparar deliciosos platillos sin tener que sufrir por lavar muchos utensilios.

Cargando…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

¿Qué comer (y no) en una dieta keto?

blog-icono-categoria

Dieta keto ¿qué es y cómo se come?