Así estás arruinando las ensaladas que preparas

Cuando queremos cuidar nuestra alimentación inmediatamente pensamos en una ensalada, pues nuestra asociación semántica con este platillo nos remite a que es saludable, ligero, nutritivo y dietético, pero ¿sabías que una ensalada —mal preparada— puede tener tantas o más calorías que una hamburguesa?

Platicamos con la nutrióloga Fernanda Alvarado sobre los mitos y realidades de las ensaladas. A continuación te diremos 5 cosas que NO debes hacer al prepararlas. Ya sea que estés a dieta o que sólo quieras mantener alejadas esas calorías innecesarias.

No agregar alimentos ricos en proteínas.

En este artículo hablamos de que el 25% de nuestra alimentación diaria tiene que constar de proteínas. Para incluir un poco de alimentos ricos en proteínas en tus ensaladas utiliza “atún en agua, pechuga de pollo , sardinas en lata, palitos de surimi, camarones, tofu, carne de res para deshebrar, huevo duro, queso (panela, fresco o canasto). La cantidad recomendada es de 60 g (100 kcal). Si eres vegano o vegetariano, puedes optar por proteínas vegetales como chícharos, garbanzos, habas, lentejas o frijoles e incluso semillas oleaginosas. Nota: evita los productos con mucha grasa como los cacahuates tostados o los quesos amarillos.

Evitar el lavado de verduras y frutas

Si el empaque no indica que la lechuga está desinfectada, debes desconfiar y lavar, así como desinfectar los ingredientes que incorporarás en la ensalada. Hacer este paso, evita la proliferación de agentes patógenos y así cuidas tu salud.

Hacer ensaladas de dos ingredientes

Parece un asunto sencillo, pero mientras más colores e ingredientes vegetales tenga tu ensalada, más nutrientes tendrás en tu cuerpo. Las ensaladas pueden contener tantos ingredientes como desees. Desde superalimentos como quinoa o chía hasta verduras, cereales y legumbres. Las verduras como la zanahoria, el pimiento, los champiñones, el jitomate y el betabel aportan antioxidantes que combaten los radicales libres y ayudan a prevenir ciertas enfermedades.

Preparar ensaladas sin medirlas

Al hacer esto es más difícil percatarse de la cantidad real que estamos consumiendo. Ayúdate de una cuchara medidora o usa una báscula para pesar cantidades con exactitud.

Bañar la ensalada en aderezo.

Las marcas comerciales de aderezos contienen mucha grasa o sodio y esto provoca retención de líquidos y algunos problemas físicos como la celulitis. La mejor opción es preparar nuestros aderezos en casa. Una excelente opción es este aderezo de yogur o que inventes uno propio con este tip.

Utilizar un solo tipo de lechuga

La lechuga es un ingrediente aporta vitamina K y nos hace sentir satisfechos, no es tan nutritivo. Es mejor combinarla con otras hojas verdes como espinaca, arúgula, kale, germen de alfalfa, quelites, berros o acelgas. ¿Quieres alguna idea? Visita este sitio.

Cuéntanos, ¿eres de los que arruina o hace bien sus ensaladas?

 

Por Culinaria Mexicana

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Comida y bebida

La textura Q: el “al dente” de la comida taiwanesa

blog-icono-categoria
Expertos recomiendan

Monstruo de agua, la cervecería con conciencia ambiental

blog-icono-categoria
Comida y bebida

Superalimentos para comenzar el año con todo el poder

Top