Estufas de gas ¿un riesgo para la salud?

En días recientes, se volvió viral la noticia de que en el estado de Nueva York se analizaba la propuesta de prohibir el uso de estufas de gas, esto debido a los resultados expuestos por diversos estudios en los cuales se vincula su uso con enfermedades como el asma y diversos tipos de cánceres.

Tendencias

El debate sobre la prohibición del uso de las estufas de gas debido a sus implicaciones en la salud fue desencadenado a raíz de la entrevista realizada por Bloomberg News a Richard Trumka, representante de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos o CPSC por sus siglas en inglés (U.S. Consumer Product Safety Commission) 

Los estudios mencionados por la CPSC indican que las estufas de gas emiten contaminantes como el dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono y otras partículas finas en niveles que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud consideran peligrosos, pues están ligados al desarrollo de enfermedades respiratorias, cardiovasculares, cáncer entre otros problemas de salud.  

El artículo referido por la CPSC resalta que las estufas de gas producen emisiones que se acumulan en los hogares, en especial en aquellos con mala ventilación. Estos gases provocan y agravan enfermedades como el asma, especialmente en niños. 

Pero ¿son ciertas estas afirmaciones? ¿las estufas de gas también deben ser motivo de preocupación en México?  

Gas LP vs gas natural ¿alguna diferencia? 

Antes de responder la pregunta sobre las implicaciones del uso de estufas de gas, es necesario entender que estos electrodomésticos pueden utilizar diferentes combustibles. 

  • Gas natural. Es un gas fósil compuesto principalmente de metano (uno de los principales causantes del efecto invernadero). Es barato ($10.29 MXP por litro en la CDMX al día de publicación de esta nota) y denso, pero menos eficiente que el gas LP, por lo que requerirás más gas para generar la misma energía. 
  • Gas LP (Gas Licuado del Petróleo). Es un gas altamente comprimido compuesto por una mezcla de gas propano y butano. Al estar comprimido es fácil almacenarlo. También produce más energía que el gas natural, sin embargo su precio tiende a ser más elevado ($10.73 MXP por litro en tanque estacionario y $21.80 MXP para el cilindro, de acuerdo con los precios establecidos para la CDMX al 10 de febrero de 2023, para consultar el precio en tu entidad da clic aquí). 

La combustión de ambos gases produce dióxido de carbono (CO2), uno de los gases a los que más problemas de salud se le atribuyen y el principal causante del cambio climático. Por esta razón, la Comisión estadounidense recomienda sustituir las estufas de gas en general por estufas eléctricas, las cuales no provocan acumulación de CO2 en las viviendas. 

Estufas de gas vs estufas eléctricas 

Las estufas de gas y las estufas eléctricas son las dos opciones más populares para calentar alimentos en el hogar. Dependiendo su uso, ambas presentas ventajas y desventajas: 

  • Ventajas de las estufas de gas. Son más eficientes en términos de producción de calor, el gas suele ser más económico que la electricidad y, con un tanque portátil, puedes llevarlas a todos lados. También son las favoritas de los chefs y profesionales de la cocina, ya que es más sencillo controlar el calor durante la cocción y realizar técnicas como el flameado 

  • Desventajas de las estufas de gas. Producen emisiones contaminantes y en el hogar es necesario contar con un suministro especial, lo que hace que su instalación sea más cara que la de las estufas eléctricas. 
  • Ventajas de las estufas eléctricas. Son fáciles de usar, basta con enchufarla para utilizarla, no producen emisiones y no requieren ningún tipo de instalación especial. 
  • Desventajas de las estufas de eléctricas. La electricidad suele ser más costosa que el gas. Las parrillas que utilizan resistencia son menos eficientes, ya que parte de la energía se pierde como calor residual. Las estufas de inducción son más eficientes, sin embargo, es necesario invertir en la compra de ollas y sartenes especiales para su uso. 

¿Es dañino cocinar con estufas de gas? 

Sí y no. Diversos estudios realizados sobre el tema (como éste, publicado por la Sociedad Química Americana, o este otro de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard) concluyen que el gas natural entregado a los hogares contiene trazas de gases distintos del metano que pueden afectar la calidad del aire y la salud humana en cualquier punto donde se produzca una fuga 

La mayoría de las investigaciones disponibles se han realizado en Estados Unidos, en donde en 2 de cada 5 hogares emplean estufas y hornos de gas, y donde el 48% de sus habitantes dependen del gas para calentar sus hogares. Considerando estos factores, así como la crudeza del invierno en algunas partes del país, utilizar la estufa y el horno en un lugar con poca ventilación y que a su vez emplea un sistema de calefacción de gas definitivamente tendrá un impacto negativo en la salud.  

Las cosas en México son un poco diferentes. Para empezar, el invierno es menos crudo por lo que a nivel nacional sólo un 6.3% de las viviendas del país emplea algún tipo de calefacción y de este porcentaje sólo el 30% es de gas. El clima también provoca que las construcciones en Estados Unidos y México sean diferentes, aquí se prefiere el uso de ventilación natural mientras que del otro lado de la frontera se emplean sistemas de ventilación y calefacción centrales, así como chimeneas que son aún más dañinas. 

Entonces, en México tenemos casas más ventiladas y esto mejora de manera directa la calidad del aire en su interior. Más que las estufas de gas (natural o LP), en el país el uso de leña y carbón presenta más riesgos para la salud… pero ése es otro tema. 

Recomendaciones 

En resumen, cocinar con estufas de gas sí puede perjudicar nuestra salud, pero no resulta tan alarmante como Richard Trumka lo hizo ver. Mejorar la ventilación de tu cocina resulta indispensable para mejorar la calidad del aire al interior de nuestros hogares. Para hacerlo, te compartimos algunas recomendaciones: 

  • Si tienes campana, verifica que se conecte al exterior, enciende el ventilador al cocinar y utiliza preferentemente los quemadores traseros, ya que la campana extrae los gases de esta área de manera más efectiva. 
  • Si no tienes una campana, instala un extractor de aire de pared o techo y mantenlo encendido mientras cocinas. También puedes abrir las ventanas y/o puertas exteriores para mejorar el flujo de aire a través de la cocina. 

Con estas acciones es posible disminuir el volumen de gases nocivos de un 80 a 95%. Y tú, ¿consideras que la prohibición del de las estufas de gas es necesaria? Comparte tu opinión en los comentarios. 

 

Por Ana Gabriela de la Rosa 

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

Sotol mexicano, ¿hecho en Texas?

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Seguridad alimentaria: ¿cómo llegar a ella?

blog-icono-categoria

Cinco ideas para cocinar rico y lavar poco

Top