Food Styling. Hablemos sobre el estilismo de alimentos

Hablar de estilismo culinario o «Food Styling» resulta de gran relevancia en estos tiempos en los que la publicidad y las redes sociales, requieren la profesionalización de actividades específicas, como es el caso de la producción de videos y fotografías de los alimentos. Veamos de qué se trata.

Tendencias

“De la vista nace el amor” es el refrán que toda persona que cocina o se dedica a la actividad culinaria interpreta lo mejor que puede al presentar un platillo. El estilismo de alimentos, conocido internacionalmente como «Food Styling», va más allá de saber cocinar y presentar la comida de manera atractiva: es la actividad especializada en seducir a los comensales a través de la imagen. 

El «Food Styling» abarca desde la selección minuciosa de ingredientes y utensilios hasta la elaboración del platillo que será fotografiado. Ello con el objetivo de publicitar un producto, crear un empaque, hacer una video-receta, publicar un libro de cocina, crear contenido para redes sociales, ambientar una película, etcétera. 

¿Qué es el Food Styling? 

En su libro Food Styling. Los secretos, publicado por Editorial Larousse, la reconocida chef, diseñadora gráfica y estilista culinaria con más de 20 años de trayectoria, Nelly Güereña, define el estilismo culinario como el arte de componer un platillo de manera que, a través y exclusivamente del sentido de la vista, se despierten los otro cuatro sentidos del observador. 

“Saber cocinar y tener conocimientos de diseño y composición es importante, pero no lo es todo. Es necesario echar mano de algunas técnicas para resaltar o enfatizar detalles en un ingrediente en particular. Es, además, un trabajo de equipo que empieza mucho antes de tomar la fotografía”. 

Con respecto a los antecedentes del estilismo culinario, Nelly Güereña ofrece en su libro un interesante recuento histórico que incluye pinturas rupestres, bodegones o naturalezas muertas, esculturas y fotografías que resaltan la importancia y belleza de los alimentos. De manera primitiva o inconsciente, el «Food Styling» ha estado presente a lo largo de la historia, aunque no se la haya identificado o definido como tal. 

¿Qué se necesita para ser estilista de alimentos? 

La autora indica que las principales habilidades que debe tener un estilista de alimentos son creatividad, conocimientos de gastronomía, instinto para la composición fotográfica y sensibilidad estética. Asimismo, identifica una serie de atributos que pueden desarrollarse con la práctica. 

Tales atributos son: curiosidad y observación, disposición para aprender, habilidad para comprar, atención al detalle, abstracción, capacidad de resolver problemas, organización y eficiencia, orden y limpieza, rendimiento físico, temple y ecuanimidad, paciencia, seguridad en sí mismo, amabilidad, liderazgo, buen humor, discreción, comunicación y psicología. 

Equipo humano y herramientas de trabajo 

Lo más valioso del «Food Styling» —asegura Nelly Güereña— es la gente que participa, ya que es un arte en colectivo. Entre el equipo humano debe prevalecer la comunicación, desde la primera junta hasta finalizar el día del llamado, pues eso refleja un buen trabajo en equipo. Los equipos presentes en todo proyecto son los de estilismo, fotografía, producción, cliente (marca o agencia publicitaria) y diseño o dirección creativa. 

Muchos de los utensilios del estilismo culinario se consiguen en tiendas de artículos de cocina, pero también se puede encontrar productos muy útiles en ferreterías, papelerías, mercerías, tiendas de artículos de belleza, equipo médico… Estas herramientas deben ser ligeras y fáciles de guardar, de buena calidad, versátiles y, en la medida de lo posible, ecológicas. 

De principio a fin 

Como todo proyecto profesional, el «Food Styling» consta de preproducción, producción y postproducción. En la primera se realiza una cotización a partir de la solicitud y la información proporcionada por el cliente. El presupuesto incluye honorarios del equipo de trabajo, compra de ingredientes, modelo de manos y dirección de arte, entre otros elementos. En esta etapa se definen la agenda y el programa de trabajo y se realizan reuniones de planeación. 

La producción es la parte más difícil y enriquecedora del proyecto; es donde se elaboran y presentan en la mesa de trabajo y/o en el set los ingredientes o platillos que serán fotografiados. Luces, cámara, ¡acción! Finalmente, en la postproducción se realizan los retoques, ajustes y ediciones pertinentes. 

Sin duda, el libro Food Styling. Los secretos es un documento indispensable para toda persona que realice videos y fotografías de alimentos, en especial para los publicistas, estudiantes y profesionales de la gastronomía. Muchas felicidades a su autora Nelly Güereña por este gran acierto y mil gracias por compartir sus técnicas y secretos. 

Por Will Rodríguez 

 

Fuente 

Nelly Güereña, Food Styling. Los secretos, Ediciones Larousse, 2023. 

 

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Tendencias

El Círculo Cubano de México y el Mezcalfest 2022: un maridaje sorprendente

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

¡Qué chille! Conoce el significado de esta expresión

blog-icono-categoria

¡Gana una clase de asado a la parrilla con Mariano Torre y Cocinando con Weber!

Top