¡La esencia artificial de vainilla viene del ano de los castores!

Seguramente has escuchado el rumor sobre la relación entre la esencia de vainilla y el castor que se popularizó cuando hace un par de años la blogger de comida The Food Babe publicó un video al respecto, pero ¿es cierto?

Cultura culinaria

La respuesta no es tan sencilla. El castoreum —o castóreo— es una sustancia que se extrae de una glándula localizada debajo de la cola de los castores. Esta secreción es utilizada por estos animales para marcar su territorio y dejar información para otros castores, algo bastante normal en el Reino Animal. Sin embargo, el castoreum tiene características únicas: huele y sabe delicioso.

 

Sí, tal como lo lees, por la dieta de hojas y corteza de estos tiernos mamíferos, el castoreum huele como a una mezcla entre vainilla y frambuesa, según quienes saben de esto.

 

Éstas son las glándulas de los castores que les permite secretar el castoreum. Foto: Ediciones Larousse.

Éstas son las glándulas de los castores que les permite secretar el castoreum. Foto: Ediciones Larousse.

Del castoreum a la vainilla artificial

Este producto ha sido empleado a lo largo de la historia como un remedio natural para diversos males y enfermedades, desde dolores de cabeza hasta como tratamiento para las mujeres que eran diagnosticadas con histeria en la época victoriana. Sabemos que su uso se remonta al Imperio Romano, en el que era común realizar esencias e infusiones con castoreum.

 

Te puede interesar: Conoce este utensilio para asar que se volvió viral en redes.

 

Sin embargo, contrario a lo que se difunde en redes sociales, actualmente no es un ingrediente común en la industria alimenticia. Durante las primeras décadas del siglo XX, la cacería de castores fue una actividad económica muy importante en EE. UU. y Canadá, pues tanto la sustancia como el pelaje eran altamente cotizados. Las primera por las industrias del perfume y los alimentos industrializados y el segundo por la industria textil. La situación llegó al punto de que estos animales estuvieron al borde de la extinción.

 

En las siguientes décadas, la industria de alimentos descubrió otras sustancias con características similares, pero más fáciles y baratas de producir, por lo que la demanda del castoreum cayó drásticamente.

 

La vainilla de hoy en día

En el presente es más probable que los saborizantes artificiales de vainilla estén hechos a partir de vainillina o lignina, compuestos químicos producidos en laboratorios a partir de petróleo. Para poner las cosas en contexto, actualmente se consumen al año unas 18 000 toneladas métricas de vainillina y se extraen cerca de 130 kg de castoreum en el mundo.

 

De esta hermosa flor es de donde nosotros hemos probado el dulce néctar de la vainilla. Foto: Ediciones Larousse.

De esta hermosa flor es de donde nosotros hemos probado el dulce néctar de la vainilla. Foto: Ediciones Larousse.

Así que, en resumen, a pesar de que históricamente el castoreum sí fue empleado como sustituto de la vainilla, es poco probable que lo encuentres en tu alacena o como ingrediente en tus productos industrializados favoritos.

 

Por Tonatiuh Higareda

 

Te puede interesar: El haba tonka, de sabor similar a la vainilla, ¡te puede llevar al hospital!

 

Fuentes consultadas:

Sherman, Elisabeth, “The Truth About Artifical Vanilla Extract (and Why You Should Always Splurge for Pure)”, Matador Network, (04/04/2022).

Lohman, Sarah, “A Brief History of Castoreum, the Beaver Butt Secretion Used as Flavoring”, Mental Floss, (04/04/2022).

Bloudouff-Indelicato, Mollie, “Beaver Butts Emit Goo Used for Vanilla Flavoring”, National Geographic, (04/04/2022).

Berenstein, Nadia, “A History of Flavoring Food with Beaver Butt Juice”, Vice, (04/04/2022).

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

Expertos debaten sobre la milpa como ecosistema perfecto

blog-icono-categoria

Estas tres especias podrían llevarte al hospital