Biografía

Nacido en la Ciudad de México y con raíces en la localidad de San Julián de Ramis, en Girona, España, la influencia gastronómica de Ramírez Roure proviene de sus abuelos y su madre, quienes generaron en él un mestizaje cultural que lo define como individuo y hoy, como uno de los grandes panaderos de todo México.

“Mi abuelo materno era un gran cocinero; en casa siempre fue un suceso importante y ceremonioso sentarse a la mesa para degustar más de un platillo”, entre los que recuerda con más cariño el arroz.

Hijo de odontólogos, Carlos optó por estudiar gastronomía; no obstante, sus padres creyeron que era únicamente un escape de la vida académica a la que no era muy afín, pero conforme se desarrolló en el ámbito, se dieron cuenta de que realmente había encontrado una vocación y un camino en la vida. Su formación inició en el Centro de Artes Culinarias Maricú, en una época en la que la profesión de cocinero no era, en sus propias palabras, “una profesión tan glamurosa”.

Trabajó en la icónica cocina del Club de Industriales de la Ciudad de México, a cargo del recordado chef Olivier Lombard, en el área de pastelería. Ocupó puestos de pastelería, cocina fría y panadería en diferentes países de Europa, como Bélgica, Inglaterra, Francia y España, en distintos establecimientos y tiendas reconocidas por la prestigiosa asociación que enlista las mejores pastelerías del mundo: la Relais Desserts.

También ha sido chef ejecutivo en grupos de exitosos restaurantes, en secciones como operación de cocina, pastelería y panadería. Es copropietario con Mariana Cisneros de La Peña de Sucre i Cacao Patisseria, desde 2004, establecimiento que comenzó como una pastelería, pero que, por exigencia de los clientes, ofreció al poco tiempo pan salado. Ramírez Roure pronto se convirtió en uno de los pioneros de la utilización de fermentación natural en México.

Carlos tiene gran interés en el desarrollo y crecimiento de la industria del pan levain en México, un pan que realmente cuenta con alma y sabor que no tiene el pan industrializado y que requiere una sensibilidad única por parte del panadero.

Ha participado como ponente y juez en múltiples congresos y concursos nacionales e internacionales de distintas disciplinas. Fue nombrado Chef del Año 2014 por Vatel Club México, siendo el único panadero que ha logrado tal distinción. En esta asociación fue vicepresidente y presidente del Capítulo Panadería. También, es Miembro de L’Académie Culinaire de France desde 2010.

Dentro de su trayectoria también se ha desempeñado como docente e instructor en distintas escuelas gastronómicas tanto en México como el extranjero.