Nota

Nota
Nota

El sonido y los alimentos: ¿se puede utilizar el oído para disfrutar la comida?


Fecha:18 de junio de 2020

Autor: Culinaria Mexicana

Calificar o comentar esta Noticia

Cuando consumimos cualquier alimento es imposible hacerlo sin que emitir sonido alguno. El sonido en los alimentos juega un rol importante para evaluar la comida. Sin el sentido del oído, difícilmente se podría determinar si un alimento es crujiente o crocante.

El psicólogo Charles Spence explica que el sonido es un factor sensorial olvidado. Actualmente vivimos en la era visual de la gastronomía. La realidad es que, si ponemos atención, es posible captar los diferentes sonidos que se emiten, como el crunch producido al masticar un alimento o la efervescencia en algunas bebidas.

Lo crujiente y lo crocante: El sonido más común

Los sonidos que se producen al masticar un alimento proceden de la textura. Pero ¿cuál es la diferencia entre lo crujiente y lo crocante?

  • Crujiente: La mayoría de las veces son sonidos más graves, se capta con el oído externo. Las personas asocian lo crujiente con la frescura. Algunos ejemplos de comida crujiente son: apios, chips, hogaza de pan, lechugas.
  • Crocante: Sus sonidos son más agudos, se puede sentir con los dientes y utilizando el oído interno. Se puede apreciar lo crocante, al masticar algún alimento, generalmente tienden a ser comida gruesa y frita o deshidratada. Algunos ejemplos de comida crocante son: chicharrón de cerdo, barras de granola, almendra, cacahuate o nuez.

El sonido y los alimentos en la actualidad

Los comerciales de comida son el perfecto ejemplo que expresa el sonido de los alimentos. El primer comercial de este tipo lo lanzó la industria Crocky en los Países bajos, y hoy en día es común escuchar en comerciales sonidos muy acentuados.

  • El sonido del vino

Para catar un vino espumoso es indispensable utilizar el oído, el mejor método para evaluar su efervescencia. Un vino espumoso joven genera sonidos agudos; mientras que uno más añejado los producirá graves. Una buena efervescencia debe de formar burbujas persistentes, finas y abundantes sobre la superficie del vino.

  • El sonido de los alimentos procesados

La industria alimentaria invierte mucho dinero en la prueba y análisis de sus formulaciones. Existen productos dependientes del sonido característico que generan, como: tocino, chocolate, refresco, papas a la francesa o chips.

Realmente, ¿escuchas bien los alimentos que ingieres? El sonido y los alimentos tienen una gran mancuerna que nos ayuda a identificar los alimentos. Recuerda que algunos restaurantes ofrecen experiencias multisensoriales que no se olvidan de ninguno de los cinco sentidos como los mencionados aquí.

Por Antonio Vázquez

Cargando…