El konjac, el bulbo ‘milagro’ bajo en carbohidratos

Cuando se habla de alimentos funcionales, el konjac es novedoso para la industria de los alimentos pues de éste se pueden elaborar alimentos bajos en carbohidratos.

Este bulbo se ha consumido en Japón desde hace 2 000 años principalmente por sus propiedades medicinales en la piel. Actualmente se consume en forma de fideos o en un bloque mezclado con algas que después es partido en láminas. Este alimento, si bien se ha vuelto popular, es importante que conozcas las ventajas y desventajas de consumirlo

Te puede interesar: Alimentos funcionales ¿qué son? Cónocelos aquí.

¿Qué es el konjac?

Se le conoce konjac, konjaku o lengua de diablo a una planta del género Amorphopallus, es decir, es pariente de la flor “cadáver”. Esta planta nativa de Asia es consumida principalmente por el bulbo, del cual se elabora una harina y puede ser utilizada como gelificante, estabilizante y emulsificante para elaborar mermeladas, gelatinas y hasta tofu. Aunque su reciente popularidad se debe a que también es posible encontrar pasta y arroz keto o bajo en calorías.

Te puede interesar:  La dieta keto ¿qué es y cómo se come?

Beneficios del konjac

El konjac es rico en un polisacárido llamado glucamanano el cual tiene diversas funciones en la industria de los productos cosméticos y farmacéuticos. Sin embargo, en el aspecto alimenticio este polisacárido se puede utilizar para la sustitución de grasa en embutidos y de gluten en panes.

El konjac tiene una alta viscosidad que funciona como fibra dietética en el organismo. Esta fibra, baja en calorías (por cada 100 g aporta 9 kcal), la hacen ideal para el tratamiento del colesterol, diabetes y estreñimiento, pues reduce los triglicéridos y la glucosa; además funciona como probiótico y produce saciedad.

Desventajas de su consumo

No todo es miel sobre hojuelas, pues el consumo de los productos derivados de este bulbo no garantiza la pérdida de peso que sólo se logra con una dieta balanceada y suficiente ejercicio. Asimismo, la fibra en exceso disminuye la biodisponibilidad de ciertos minerales como el hierro, el zinc, el calcio y el magnesio. Además, el konjac como otros suplementos de fibra que se pueden diluir, podría causar obstrucción intestinal.

Una buena alimentación es la base del bienestar, por lo que el consumo de productos derivados del konjac, sólo son una forma de complementar nuestra nutrición y no de sustituirla. Por esta razón no está de más recordarte: consume frutas y verduras.

 

Por Miguel Guzmán

Cargando…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

Llegó la temporada de ciruelas

blog-icono-categoria

5 frutos y semillas que no creerás cómo crecen