Los múltiples beneficios del nanche

Conocido también como nance, manzanito, molcol, chengua, changunga, ciruelillo o canelillo, este pequeño fruto ha destacado gracias a sus diversos beneficios para la salud.

Se denomina nanche a los frutos de la familia Byrsonima crassifolia con características similares. Generalmente, estos frutos son drupas globosas que pueden ser encontradas en colores que van desde el verde, hasta el color rojizo. Pueden ingerirse como fruta fresca, en dulce, encurtidos, en aguas frescas, nieves, atoles y licores.

Además de ser un fruto muy versátil, diversas fuentes aseguran que tanto el fruto, como las hojas, el tallo y la corteza tienen una gran variedad de beneficios nutricionales y curativos.

El SIAP, menciona que consumir este fruto provee de fibra y carbohidratos, fortalece las defensas, además de que contiene vitaminas C, K y E. Por otra parte, realizar una infusión con el fruto mejora la digestión, y el té de la corteza de la planta es excelente para aliviar resfriados.

El árbol ha sido aprovechado por los Mixe, y otras etnias asentadas en México, para elaborar medicina tradicional. La planta en general se considera beneficiosa para reducir la tos, además de ser antimicrobiana, antibacteriana y antifúngica. De acuerdo la CONABIO, el tallo y la raíz en infusiones, ayudan a combatir bacterias infecciosas, como Escherichia colli o E. Colli, Salmonella typhi, entre otros.

Este fruto, además de ser un ingrediente muy común en la cocina, también es parte importante de la medicina tradicional mexicana. A pesar de que su uso más común es para aliviar malestares gastrointestinales, el nanche y las distintas partes de su árbol pueden ser utilizados para aliviar algunas enfermedades, aunque siempre será mejor consultar a un especialista. No por ello, tenemos que dejar de conocer los beneficios de las especies originarias de nuestro país, así entonces ¡vamos a comer nanches!

Por Paola Quiroz

Cargando…

Top