Carne de cordero, aprende a elegirla

El más antiguo animal domesticado que provee carne es la oveja. Estos animales han sido criados por los humanos desde hace 9 000 años y desde entonces su carne ha llegado a nuestras mesas.

La carne de cordero es aquella que proviene de una oveja menor a un año, normalmente llegan a tener entre 6 y 8 meses de edad. A veces, puede ser difícil seleccionar el mejor corte de cordero. Por ello, aquí te presentamos algunos consejos para adquirirla:

 

Antes de comprar

Lo primero que tienes que saber es qué platillo vas a preparar. De acuerdo con el tipo de receta es el corte que necesitarás, por ejemplo, el corte será diferente si esta destinada para una cocción larga o para una de menor tiempo.

Hay cinco cortes básicos que debes conocer cuando compres carne de cordero: cuarto delantero, costillar delantero, carne de la parte inferior del muslo o pecho, lomo y pierna.

El costillar se divide en 9 costillas completas y se puede dividir en dos asados de costillas. Este corte también es conocido como rack de cordero.

Las chuletas pueden pueden provenir de: lomo, costillas (son las chuletas más tiernas y caras), paleta, patas delanteras y solomillo, estas últimas son más baratas, aunque pueden no ser muy tiernas.

 

Durante la compra

Una vez seleccionado el corte de carne de cordero, debes asegurarte de que éste tenga una textura fina y sea firme, de color rojo y con aspecto marmóreo (tiras blancas de grasa dentro del músculo de la carne). La parte grasa debe ser firme, blanca y no muy gruesa. Lo ideal es que selecciones la carne de cordero al final de tus compras, justo antes de pasar a la caja, para evitar que pase mucho tiempo fuera de refrigeración.

 

Después de la compra

Coloca los cortes de carne en bolsas de plástico herméticas y refrigéralos lo antes posible a una temperatura menor a 4 °C. La carne molida o carne para guisar se debe cocinar en no más de 2 días a su compra. Las chuletas, asados y filetes pueden cocinarse hasta 5 días después. En caso de que no vayas a preparar la carne en los siguientes días, es recomendable que la congeles, así durará más tiempo.

 

Al cocinarla

Existen diferentes métodos de cocción que puedes utilizar de acuerdo con el corte:

 

  • Salteado: el alimento se cocina con calor directo con un poco de aceite. Los cortes ideales son chuletas, medallones y fajitas.
  • A la parrilla: este método es más apropiado para cortes del lomo. Pueden ser carnes marinadas o acompañadas con salsa. Los cortes ideales son chuletas, lomo y carne molida.
  • BBQ (barbacoa): puede prepararse en el horno o en la parrilla. Los cortes ideales son costillar y chuleta.
  • Asado: se cocina en horno, en un recipiente sin tapa y es mejor con cortes suaves.
  • Estofado: este método permite preparar la receta y dejarla cocinar con poca atención durante una hora. Se puede experimentar con líquidos como vino, consomé o jugos vegetales.

 

Una vez preparada

Consume la carne cocida dentro de las primeras 2 horas posteriores a la cocción o refrigérala, una vez que esté tibia, a 4 °C o menos. La deberás consumir en un plazo no mayor a 4 días, ya sea fría o recalentada. Si la congelas de manera correcta, puede durar entre 2 o 3 meses.

 

Ya que conoces estos consejos, te recomendamos esta receta de Cordero con adobo hoisin y puré de papas moradas, del chef Richard Sandoval.

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Tendencias

Nación de vinos: la celebración del vino mexicano

blog-icono-categoria

Cocinar con los niños en tiempos de cuarentena

blog-icono-categoria

Experiencias por México: Oaxaca Flavors

Top