Mitos y gastronomía: un viaje culinario por las leyendas del mundo

La gastronomía, ese arte que nos seduce con aromas y sabores, guarda una estrecha relación con la mitología, ese universo de historias que nutre nuestra cultura. Desde la ambrosía y el néctar de los dioses griegos hasta el maíz ofrendado por Quetzalcóatl. Exploremos cómo la mitología ha moldeado nuestra forma de entender y disfrutar la comida.

Cultura culinaria

Alrededor del mundo existen diversos casos en los que la gastronomía de una cierta región se relaciona con los mitos locales. Ya sea que se trate de ingredientes, de maneras de cocinar, de oficios o de platillos, en cada uno de estos casos hay una historia que contar. 

Mitos por el mundo 

Ya antes hemos hablado de algunas historias detrás del primer uso del fuego en relación con la comida o del surgimiento de la carne asada, es decir, del engaño de Prometeo a Zeus; del momento en que Abel quema a sus ovejas en sacrificio para Dios; y del mito chino en que un niño, hijo de un criador de cerdos, quema accidentalmente su casa y como resultado obtiene chicharrones y una carne deliciosa. Y junto a estas existen otras historias relacionadas con la gastronomía o con temas alrededor de ella. 

En la antigua Grecia, por ejemplo, existía una relación muy marcada entre las deidades y la tradición culinaria. No sólo por la existencia de una noción como la ambrosía y el néctar, comida y bebida de los dioses, respectivamente, sino por la influencia que estos relatos tuvieron en el desarrollo de procesos, platillos o ingredientes, como es el caso de las estaciones y la agricultura (a través del mito de Perséfone y Hades), del vino (debido a Dionisio). 

Sumado a esto, según recoge Irene Vallejo en su libro El infinito en un junco, en un ensayo escrito en el siglo II, titulado “Deipnosofistas” se registró una lista de los Siete Grandes Cocineros Griegos. Estos eran: 

  • Agis de Rodas, famoso por sus perfectos asados de pescado.  
  • Nereo de Quíos, inventor del caldo de congrio. 
  • Caríades de Atenas, introductor del foie gras. Cuentan que era el mejor cocinero de los siete, y que todos lo admiraban. 
  • Lampria, el espartano. Uno de los platos más admirados del siglo II era suyo: un caldo negro que llevaba carne, sangre de cerdo, vino tinto y vinagre. 
  • Aftoneto, creador del embutido. 
  • Eutino, el maestro de las lentejas. 
  • Aristón, el sabio de los guisos. Perfeccionó la cocina al vapor y la reducción de caldos. 

Por otro lado, en la tradición católica, aparecen las figuras de Nabuzardan, cocinero del infierno, y Ademuz, ayudante de Nabuzardan y panadero. Según relata José Cuñat, “Pedro Galindo escribió en 1678 cómo Nabuzardan cocinero del infierno, es el que da a los cocineros las notas y los libros de cocina para tentación de los mortales, siendo esto la caída del hombre en la tentación y en la esclavitud de los deseos terrenales”. 

Mitos prehispánicos 

No hay que olvidar que en América también existen mitos que nos hablan del origen de tradiciones culinarias, de ingredientes, o de preparaciones. Algunos de los más populares son la historia de cómo Quetzalcóatl, transformado en hormiga, entregó un grano de maíz a los hombres; esa otra en la que el mismo Quetzalcóatl entrega el cacao a los hombres después de robarlo a los dioses y les enseña a cultivarlo, cosecharlo, tostarlo, molerlo y batirlo con agua; o aquella otra de la diosa Máyatl, la diosa del mezcal, de cuyos senos brotaba esta bebida. 

Escultura con leyenda de la vainilla | Fuente: Pueblos Originarios

Escultura con leyenda de la vainilla | Fuente: Pueblos Originarios

Otra historia, quizá menos popular, pero igualmente importante, es la leyenda totonaca del origen de la vainilla. Hoy en día, en el parque Israel C. Téllez, ubicado en Papantla, Veracruz, se puede ver una escultura de dos jóvenes totonacas enlazados por una orquídea. A espaldas de la escultura, una inscripción en piedra narra el origen de esta planta aromática de donde se obtiene la vaina de la vainilla. Esta narración, obra del poeta, político y periodista originario de Papantla, José de Jesús Núñez y Domínguez, dice textualmente: 

 En tiempos del rey Teniztle, tercero de la dinastía totonaca, una de sus esposas dio a luz a una niña a quien pusieron de nombre Tzacopontziza (Lucero del Alba) que por su singular hermosura fue consagrada al culto de la diosa Tonacayohua, cuidadora de la siembra, el pan y los alimentos. 

Pero un príncipe llamado Zkatan-Oxga (joven venado) se prendó de ella a pesar que sabía que tal sacrilegio estaba penado con la muerte. Un día que Lucero del Alba salió del templo la raptó huyendo con ella a la montaña. En su camino un monstruo los envolvió en oleadas de fuego obligándolos a retroceder adonde los sacerdotes los esperaban airados y antes de que Zkatan-Oxga pudiera hablar fue degollado, corriendo la misma suerte la princesa. Siendo después arrojados sus corazones en el ara de la diosa. 

Allí, la hierba, al secarse de su sangre, empezó a brotar un arbusto cubriéndose de espeso follaje dando nacimiento a una orquídea trepadora con asombrosa rapidez y exuberancia, perfumando el ambiente con su aroma. 

A estas historias, podemos sumar el caso del Panquetzaliztli, celebración azteca en la que se representaba la lucha de Huitzilopochtli contra los 400 huitzináhuac (hijos de la Coatlicue) y la Coyolxauhqui, tras lo cual se acostumbraba comer pavo y trozos de una figura que representaba el cadáver de Huitzilopochtli, elaborada con amaranto y miel de maguey (tzoalli) 

Curiosamente, en otra historia relacionada con Huitzilopochtli se narra el origen del nopal. De acuerdo con Norma Elena Rodríguez Hernández, investigadora del Museo Nacional de las Intervenciones, el nopal nace del corazón de Cópil, hijo de Malinalxóchitl, hermana mayor de Huitzilopochtli. En palabras de Rodríguez, Cópil “en venganza por el abandono de su madre tiempo atrás, provocó el levantamiento de los pueblos aledaños [a Malinalco] (…). / Huitzilopochtli, anticipado a las intrigas, capturó y decapitó a Cópil, ordenando a sus sacerdotes que el corazón fuera arrojado al centro del lago, donde se convirtió en la piedra de la que brota el nopal”. 

¿Qué otro mito relacionado con la gastronomía conoces? 

Por Ulises Granados 

Fuentes: 

Redacción, “La vainilla. Leyenda totonaca”, Pueblos Originarios, (1/4/2024). 

Redacción, “Descubre la fascinante fusión de la mitología griega y la gastronomía: relatos de deidades y delicias”, Kuzina, (1/4/2024). 

Rodríguez Hernández, Norma Elena, “El nopal en el escudo nacional”, Museo Nacional de las Intervenciones, (1/4/2024). 

Cuñat, José, “Nabuzardan cocinero del infierno”, Valencia Gastronómica, (1/4/2024). 

Redacción, “La Guía Michelín más antigua: los siete grandes cocineros de Grecia y sus manjares milenarios”, ABC, (1/4/2024). 

Redacción, “Mitos y leyendas de la cocina mexicana ¡te sorprenderás!”, Dónde ir, (1/4/2024). 

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Las plagas en la cocina y ¿cómo lidiar con ellas?

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Los beneficios de la cocina Ayurveda y por qué deberías conocerlos

blog-icono-categoria
Comida y bebida

Sampuru: comida falsa hiperrealista y un arte japonés

Top