Nota

Nota
Nota

¡Mini chefs a la cocina!


Calificar o comentar esta Noticia

Integrar a los niños en la cocina puede ser un juego divertido, aprovecha su edad y capacidades para determinar las funciones que pueden llevar a cabo sin correr riesgo alguno.

Además de introducirse al mundo de la gastronomía y la importancia de la buena alimentación, los niños pueden desarrollar sus destrezas psicomotoras y habilidades matemáticas: en la cocina pueden dividir los ingredientes y leer recetas, mientras que a la hora de emplatar, pueden ir contando las porciones de los platos.

 

Te proponemos las siguientes actividades dentro de la cocina para pequeños grandes cocineros:

De los 18 meses a los 2 años y medio, los menores desarrollan una etapa sensoriomotora. Su inquietud por participar en la cocina se detona, y es entonces cuando pueden iniciar con actividades educativas. La memoria del gusto se relaciona directamente con la emotiva, los sabores que memorice en esta etapa serán fundamentales para el resto de su vida. Identifica éstos junto con él y ayúdale a relacionarlos con sus primeras experiencias y conocimientos.

Intenten hacer juntos esta receta de Avena con frutas deshidratadas y jugo de naranja.

De los 2 a los 4 años pueden ayudarte a lavar frutas y verduras y pelarlas con las manos. A los 4 años también pueden ayudarte a integrar ingredientes sólidos en líquidos cuando haces masas y pastas, enséñales a amasar y cortar o pintar galletas. Lo ideal es usar cortadores de galletas y pinturas comestibles, existen plumones y pinceles muy fáciles de manejar.

Utiliza esta guía para Lavar y desinfectar correctamente tus frutas y verduras.

A los 4 y 5 años, son capaces de hacer purés con la ayuda de un tenedor, verter ingredientes líquidos sin derramar y romper y batir huevos, pues sus habilidades motrices se están afinando; además, con una pala, pueden untar mantequilla, quesos y mermeladas. Pídele ayuda a la hora de hacer listas de compra y que busque en alacenas y refrigeradores lo que hace falta. En este momento se desarrolla su etapa de percepción creativa, utiliza colores vívidos y figuras familiares para que consuma sus alimentos sin objeciones.

 

Entre los 6 y 8 años ya pueden exprimir cítricos por su propia cuenta, pesar ingredientes para agregarlos a las preparaciones, cortar alimentos suaves como quesos y panes y, con la supervisión de un adulto, utilizar tijeras de cocina, cuchillos pequeños y electrodomésticos sencillos; además son capaces de emplatar, lavar utensilios, secarlos y guardarlos. En este rango, el desarrollo motriz de los niños se encuentra en la etapa de intuición: ya son capaces de concretar tareas en varios pasos, comer por sí mismos y definir qué alimentos son de su gusto.

Te dejamos una receta de Pasteloso polar para que la hagan juntos y celebren en familia.

Es importante que antes de que los niños se introduzcan a estas actividades se establezcan medidas de seguridad, como alejarse de utensilios filosos, encendedores, fósforos, además de la estufa, el horno y alimentos calientes. Otro punto importante para tomar en cuenta es el compromiso con la limpieza de los ingredientes, la zona de trabajo y el lavado de manos para evitar el desarrollo de enfermedades.

Mira este video de Paulina Abascal para tomar nota de consejos y recomendaciones al cocinar con niños.

Enseñarle las actividades de la cocina no sólo ayudarán a que construyan relaciones saludables con lo que consumen cotidianamente, sino que comprenden mejor el trabajo dentro del hogar y los cuidados que éste demanda.

Cargando…