Diccionario gastronómico

Moles mexicanos

  • Preparación

El mole es un término que designa a una infinidad de guisos sen­cillos o complejos, por lo regular elaborados con base en una salsa espesa. El más conocido es un mole oscuro que en todo México se designa como mole poblano, aunque en todo el país se elaboran moles de colores, sabores y texturas  diferentes.

Es sabido que desde la época prehispánica se preparaban diversas salsas molidas y complejas, que con el paso de los años y siglos se fueron modificando y adaptando a los nuevos ingredientes y técnicas culinarias, hasta llegar a la variedad de moles que hoy en día se consumen en todo el país. Es frecuente que los moles sean prepa­raciones de consumo cotidiano o que tengan diferentes significados festivos e incluso religiosos o rituales, dependiendo de la zona donde se consuman.

Algunos de los principales moles son el ya citado mole poblano, el mole verde, el mole de olla, el mole amarillo, el mole negro y el mole rojo, todos ellos elaborados con distintos ingredientes y servidos con distintas carnes.

El mole es una preparación tan frecuente y tradicional en México que se puede conseguir en polvo o en pasta, al cual se le deberá añadir agua o caldo de la carne elegida para su consumo.