Dominando el arte de escribir recetas: Consejos imprescindibles

Escribir una receta es mucho más que enlistar ingredientes y pasos. Aquí te dejamos algunos consejos clave que te permitirán dominar el arte de escribir recetas para asegurarte que tus platillos se conviertan en éxitos en la cocina de cualquiera que los prepare.

Cultura culinaria

El recetario familiar es uno de los objetos más valiosos de cualquier amante de la cocina. Son un tesoro atemporal que trasciende generaciones y une a las familias a través de aromas y sabores únicos. En sus páginas podemos encontrar el legado de tradiciones culinarias arraigadas en historias compartidas. Cada receta se convierte en un vínculo con el pasado, un reflejo de celebraciones, reuniones y momentos compartidos alrededor de la mesa. Los recetarios familiares no sólo son una colección de instrucciones e ingredientes, sino un testimonio tangible de la herencia culinaria y el amor transmitido de una generación a otra.

Y porque reconocemos la importancia de los recetarios, en esta nota quisimos compartir algunos consejos que te permitirán dominar el arte de escribir recetas y asegurarte que tus platillos favoritos puedan ser reproducidos por tus hijos y nietos sin importar cuanto tiempo pase.

1. Claridad ante todo

Una receta bien escrita debe ser clara y fácil de entender para cualquiera que la lea. Para lograrlo, utiliza un lenguaje sencillo y evita términos confusos. La letra también es importante, y si quieres evitar que tus descendientes tengan que consultar a un experto en paleografía para descifrar tus recetas, puedes optar por escribirlas en la computadora.

2. Lista de ingredientes precisa

Enlista los ingredientes en el orden el que se utilizan y sé preciso en las cantidades. Al escribir una receta, lo mejor siempre será utilizar unidades de medida estándar como los gramos y mililitros para evitar confusiones. Por esta razón, una pequeña báscula, tazas y cucharas medidoras serán siempre tus mejores aliadas. Recuerda que los gramos y mililitros son útiles para profesionales y las tazas y cucharadas para todo aquel que empieza en la cocina.

También puedes incluir el número de piezas que se utilizan de cada ingrediente, sólo que en este caso se preciso en su tamaño. Por ejemplo:

3 cebollas mediana

1 calabaza amarilla pequeña

Si el ingrediente debe cortarse o procesarse de alguna manera antes de utilizarlo también puedes incluirlo. Por ejemplo:

3 chiles anchos asados y sin piel, rabo, venas ni semillas

2 cebollas, cortadas por la mitad

1 rebanada de pan tostado

3. Ordena los pasos de tu receta

En una receta, el orden de los factores sí altera el producto. Por esta razón, es importante organizar los pasos de manera lógica y cronológica. Por ejemplo, al elaborar los tamales, es más sencillo tener el relleno listo antes de preparar la masa. Al cocinar un caldo también es mejor agregar primero los ingredientes que requieren más tiempo de cocción que los que están listos en un par de minutos. Considera estos aspectos al momento de escribir tu receta.

 

4. Redacta las instrucciones de forma clara

Ofrece instrucciones detalladas para cada paso. Inicia el párrafo siempre con un verbo que describa técnicas específicas como cortar, mezclar, hornear, macerar, hidratar, etc., y luego continúa describiendo el proceso de la siguiente manera:

Verbo (técnica) + qué + cómo (utensilios, tiempos, temperaturas) + resultado

Un ejemplo de un párrafo escrito con esta estructura es el siguiente:

Hornea + la masa + en una charola para horno forrada con papel siliconado durante 30 minutos a 180 °C hasta que su exterior se dore.

Donde:

Verbo (técnica) = hornea

¿Qué? =         la masa

¿Cómo? =     en una charola para horno forrada con papel siliconado / utensilios

                        durante 30 minutos / tiempo

                        a 180 °C / temperatura

Resultado = hasta que su exterior se dore.

El cómo no tiene que ir exactamente en ese orden, pero siempre será útil incluir toda esa información. Aquí otros ejemplos:

  • Mezcla todos los ingredientes en un tazón hasta obtener una masa de consistencia homogénea.
  • Calienta el aceite en un sartén a fuego medio y saltea las verduras durante 5 minutos o hasta que se doren.

5. Incluye consejos y sugerencias

¿Puedes modificar el sabor de la receta cambiando alguno de los ingredientes? ¿Existen variantes? ¿Existe alguna técnica que facilitará la preparación de la receta? Puedes agregar toda esta información al final de la receta, así como algún recuerdo o anécdota que quieras transmitir a quien lea tu recetario.

6. Fotos y videos complementarios

Una imagen dice más que mil palabras, por lo que añadir una foto del resultado final a tu receta siempre hará más sencillo reproducirla. Si escribes tus recetas en la computadora o deseas compartirlas en tus redes sociales, también será mejor si incluyes un pequeño video de etapas importantes del proceso.

Actualmente existen pequeñas impresoras portátiles a color o blanco y negro con las cuales podrás imprimir fotos de tus recetas para añadirlas fácilmente a tu recetario.

@morgyymorg another recipe for you! Using my @canon_usa Ivy mini printer, link in bio to get yourself one 💌 #sponsored ♬ Spring – Aesthetic Sounds

Siguiendo estos pasos, podrás redactar tus recetas con la maestría de un experto culinario. Además, te invitamos a compartir tus creaciones con la apasionada Comunidad de Larousse Cocina. Registrarte como un verdadero amante de la gastronomía es el primer paso, y una vez que hayas iniciado tu sesión, sólo tendrás que hacer clic en Compartir receta para que tus sabores únicos sean apreciados y disfrutados por otros entusiastas culinarios.

 

Por Ana Gabriela de la Rosa

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Comida y bebida

Hidromiel, la bebida fermentada más antigua de la humanidad

blog-icono-categoria

¿Cómo logró el cuscús a unir a 4 países en conflicto?

blog-icono-categoria

Helado, sorbete, gelatto y nieve: conoce sus diferencias

Top