El futuro de la industria restaurantera: ¿está la inteligencia artificial en el menú?

La inteligencia artificial (IA) es una herramienta innovadora cuyo uso ha comenzado a transformar la industria alimentaria y restaurantera. Conoce más sobre el impacto de la IA en el mundo gastronómico en esta nota de Larousse Cocina.

Tendencias

La industria restaurantera ha experimentado una evolución significativa en los últimos años, en parte como consecuencia de la crisis ocasionada por el COVID-19 y, por otra, gracias al avance de la tecnología. La inteligencia artificial (IA) es una de las herramientas más innovadoras cuyo uso, además de volverse tendencia, ha comenzado a llegar al mundo de la gastronomía. Pero ¿cuál será el impacto de la inteligencia artificial en el futuro de la industria restaurantera?  

 

Automatización y eficiencia, mejorando la gestión del restaurante con la inteligencia artificial 

La IA puede mejorar la gestión de los restaurantes y aumentar su rentabilidad automatizando sus procesos y optimizando su eficiencia. Un ejemplo de esto es la gestión del inventario; softwares enriquecidos con IA (como Inpulse) son capaces de analizar grandes cantidades de datos, generados por tu restaurante y por factores externos, para predecir las tendencias de consumo de los clientes. Predicciones de consumo más acertadas permiten adquirir la cantidad justa de materia prima y con ello reducir la merma.  

Los pedidos y procesos de pago también pueden ser automatizados con IA, con lo cual se reduce el tiempo de espera de los clientes y mejora su satisfacción. Programas como Popmenu son capaces de contestar llamadas de clientes de manera automática 24/7, lo cual resulta muy útil durante las horas pico y de cierre. Y no sólo contestan las llamadas, también pueden tomar pedidos, hacer y modificar reservaciones, así como recopilar información de los clientes para brindarles una atención personalizada. 

Otras aplicaciones como ChatGPT también pueden utilizarse para mejorar la experiencia de los clientes, por ejemplo, al crear menús interactivos en los que los clientes puedan realizar preguntas sobre los platillos o pedir recomendaciones. Por otro lado, la famosa aplicación DALL·E 2 es capaz de crear imágenes que puedes utilizar para decorar tu menú o tu restaurante. ¿Qué opinas de estos tacos de pastor pintados por Vincent van Gogh?  

Estos tacos de canasta estilo van Gogh fueron generados con la aplicación DALL-E 2.

Estos tacos de canasta estilo van Gogh fueron generados con la aplicación DALL-E 2.

Mejorando la experiencia de los comensales con IA 

Como lo mencionamos antes, una de las principales ventajas de la inteligencia artificial es su capacidad de analizar grandes cantidades de información. En un restaurante, la información recopilada puede utilizarse para analizar el historial de pedidos de los clientes con el fin de identificar sus gustos, sus alergias alimentarias, así como su tipo de dieta y cualquier otro dato relevante que permita personalizar su experiencia.  

Imagina que tu cliente llega al restaurante y desliza su celular en un sensor o introduce su número de cliente… bueno, con la tecnología actual hacer esto incluso deja de ser necesario ya que es posible identificar al cliente empleando tecnología de reconocimiento facial.  

En su perfil, podrás encontrar toda la información sobre sus gustos y preferencias, con lo cual el mesero podrá dirigirlo a su mesa favorita y traerle un menú personalizado (con porciones acordes a sus necesidades dietéticas) en el que sobresalgan sus platillos favoritos. Por ejemplo, si el cliente es vegano o intolerante a la lactosa, en el menú sólo aparecerán los platillos que se adapten a esta preferencia. Gracias a los avances de la tecnología, hacer todo esto ha dejado de ser parte de una novela de ciencia ficción para convertirse en una realidad. 

Si bien aún no hemos llegado al punto en el que baristas autómatas sean capaces de darnos lecciones de vida, Sofía, el primer robot barista interactivo, ya es capaz de contar chistes mientras prepara nuestros cocteles favoritos.  

Reduciendo errores y mejorando la calidad de los alimentos con IA 

La IA también es capaz de mejorar la eficiencia de la producción de alimentos y reducir el desperdicio en los restaurantes. Los sistemas mejorados con IA pueden monitorear y controlar la temperatura, humedad y otros factores que afectan la calidad de los alimentos. También son capaces de escanear, inspeccionar e identificar errores en la producción para corregirlos antes de que causen algún daño. Al reducir los errores humanos e incrementar los estándares de seguridad y limpieza, la IA mejora en general la calidad de los productos alimenticios. 

Riesgos y desafíos de la inteligencia artificial 

El principal reto al que se enfrentarán los restaurantes que deseen incorporar la IA en sus procesos son los elevados costos de implementación, ya que, al ser un campo en desarrollo, aún requiere la contratación de personal altamente calificado. 

La IA también ha generado polémica y debates sobre las consecuencias sociales que ocasionará la automatización de procesos, no sólo en los restaurantes sino en todas las etapas del proceso productivo: ¿qué sucederá con todos los trabajadores cuya función sea sustituida por la IA? Esta pregunta surge una y otra vez, sin embargo, también hay que considerar que, si bien algunos trabajos se volverán obsoletos, muchos otros se abrirán al mismo tiempo. Una de las principales misiones de la IA es liberar a los humanos del trabajo tedioso para permitirles dedicar su tiempo a tareas creativas, y esto a su vez podrá acelerar su desarrollo intelectual y tecnológico. 

Otro riesgo asociado a la implementación de la IA es la facilidad con la cual serán capaces de persuadirnos al predecir nuestro comportamiento. Por ejemplo, es posible que una empresa utilice información obtenida a través de las redes sociales para promocionar anuncios sobre productos poco saludables en los perfiles de personas vulnerables a la obesidad. 

También existe preocupación sobre la privacidad y la seguridad con la que los datos se recopilan y son utilizados por la IA para tomar decisiones. ¿Hasta qué punto podemos recopilar información de los clientes para personalizar su experiencia?, ¿qué sucede si la información recopilada es hackeada por un tercero y utilizada de forma negativa?  

En conclusión, la IA puede mejorar significativamente la gestión de restaurantes y aumentar su rentabilidad a través de la automatización de procesos, la optimización de costos y la adaptación a la demanda y los patrones de consumo. Aunque hay desafíos asociados con la implementación de la IA, lo más seguro es que haya llegado para quedarse. Por esta razón, será necesario estar al tanto sobre el desarrollo de nuevas herramientas y aplicaciones que faciliten su implementación en los restaurantes. 

 

Por Ana Gabriela de la Rosa

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

Recaudan fondos para otorgar Beca Ricardo Muñoz Zurita a Jóvenes Investigadores

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Cocina nikkei: la fusión de dos mundos

blog-icono-categoria

¿Cómo almacenar frutas correctamente?

Top