Ésta es la diferencia que existe entre el agua mineral y el agua gasificada

En esta entrega de Larousse Cocina conocerás las propiedades del agua mineral, natural, mineralizada y gasificada, así como sus principales diferencias.

Comida y bebida

La mayoría de los consumidores de agua embotellada solamente distinguimos dos tipos de agua: el agua natural de consumo cotidiano y el agua mineral que por lo general se emplea como complemento de bebidas alcohólicas. Sin embargo, en el rubro de las aguas minerales existen varios tipos con características específicas. 

Agua natural, agua simple, agua potable… 

Partamos del elemento básico: el agua natural, simple o potable. Si bien como agua natural para beber identificamos el agua dulce de los lagos, ríos, cenotes o yacimientos acuíferos del subsuelo, la verdad es que ésta debe pasar por un proceso de potabilización para eliminar microbios y sustancias nocivas para la salud.  

Recuerda hidratarte bien, ya que nuestro cuerpo es 60% agua. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Recuerda hidratarte bien, ya que nuestro cuerpo es 60% agua. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

El agua potable está destinada a ser una bebida cotidiana y ser utilizada en la preparación de alimentos, en la higiene personal y de espacios públicos y privados, así como de otros fines domésticos. El agua potable debe ser limpia, insípida, inodora, incolora y libre de contaminantes, aunque puede contener sustancias favorables para el organismo. 

Tipos de agua mineral

Existen tres tipos en el mercado: la natural, la gasificada y la mineralizada.  

Agua mineral natural  

Es extraída de manantiales del subsuelo, por lo que viene mineralizada desde su origen. Algunos elementos que contiene son calcio, magnesio, hierro y potasio. Posee un sabor especial que depende de la zona geográfica y las características del subsuelo.  

 

Un ejemplo de este tipo de agua es la marca Topo Chico®. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Un ejemplo de este tipo de agua es la marca Topo Chico®. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Agua mineral natural gasificada 

También se le conoce como carbonatada, es la misma que la anterior, pero a ésta se le añade artificialmente gas carbónico de procedencia volcánica. Este elemento le otorga un ligero toque ácido que provoca un agradable estímulo al paladar. 

Perrier® es uno de los ejemplos más representativos. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Perrier® es uno de los ejemplos más representativos. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Agua mineralizada  

Es agua enriquecida artificialmente con minerales, después de un proceso en el que fue destilada y purificada por ósmosis inversa. Cada fábrica embotelladora tiene la capacidad de decidir qué elementos le añade para que sea considerada como agua mineral (calcio, magnesio). 

Tehuacán 

El nombre de Tehuacán está profundamente ligado al agua mineral, debido a que en ese municipio del estado de Puebla se comenzó comercializar el agua extraída de sus manantiales. Derivado del desarrollo natural que ha tenido esa región durante 60 millones de años, desde su origen como brazo de mar, por debajo del ahora bosque de cactáceas existen manantiales ricos en elementos minerales. 

De su nombre, durante la época de 1980, al agua mineral se le llamó “tehuacán” por una figura retórica llamada metonimia. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

De su nombre, durante la época de 1980, al agua mineral se le llamó “tehuacán” por una figura retórica llamada metonimia. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

La primera marca comercial de la región fue precisamente “Tehuacán”, motivo por el que todavía mucha gente utiliza el término como un sinónimo. La industria del agua mineralizada ha generado miles de empleos, favoreciendo el desarrollo económico en Puebla.  

En la actualidad existen en Tehuacán dos museos que promueven la historia y el consumo responsable del agua: Museo del Agua “Agua para siempre” y Museo Hidromineral Manantial de Peñafiel. 

@carlosmontalvo165 Museo Hidromineral de Tehuacán, Ven y conoce este hermoso lugar en donde te llenarás de conocimientos a cerca de el centro de agua.#ecologia6c ♬ Happy – Pharrell Williams

Diferencia entre el agua mineral y el agua gasificada

Como hemos podido apreciar, el agua mineral y el agua gasificada no son lo mismo. Ambas contienen dióxido de carbono en dosis inofensivas para el ser humano. La diferencia principal entre ambas radica en que el agua mineral lo contiene desde su origen, y al agua gasificada se le ha añadido. El ácido carbónico es el elemento responsable de las agradables burbujas que ambas nos ofrecen. 

Ahora podemos elegir el tipo de agua mineral de nuestra preferencia. Tan sólo es necesario revisar la etiqueta de la botella y apreciar sus cualidades. 

Por: Will Rodríguez 

Fuentes consultadas 

Directo al paladar México, “Diferencias del agua: natural, gasificada y mineralizada”, Laura Islas. (5/11/22) 

IAgua, “¿Qué es el agua potable?”, Alberto Valdivielso. (5/11/22) 

Instituto de Investigación Agua y Salud, “Diferencias entre el agua del grifo y la mineral”, IIAS. (5/11/22) 

Magazine Velas Resort, “¿Es mejor beber agua purificada o minera, Redacción. (5/11/22) 

OK Diario, “Agua con gas: Historia y diferencias con el agua mineralizada”, Blanca Espada. (5/11/22) 

Contenido relacionado

Top