Guía para elegir la mejor opción de leche vegetal con Mariana Orozco

La leche vegetal se ha convertido en una opción para las personas que —por convicción o salud— decidieron dejar de tomar leche de origen animal.

Expertos recomiendan

Aunque las lechadas son populares y accesibles, todavía surge la duda sobre cuál es la leche vegetal que más nos conviene. Mariana Orozco, chef y autora del libro Cocina mucho, desperdicia poco y ahorra más, nos contó los aspectos que podemos considerar para elegir la mejor opción de leche vegetal.  

¿Qué son las lechadas? 

Las leches vegetales o lechadas, como Mariana prefiere llamarlas, son bebidas que se elaboran con frutos secos como las nueces o las almendras; con semillas como el cáñamo; o bien, con cereales como el arroz o la avena, por mencionar algunas.  

Se llaman de esta manera, por la similitud que tienen con la leche: son bebidas de color blanco, contienen nutrientes y se les puede dar diversos usos en la cocina. “Es preferible —pero no obligatorio— no llamarlas “leches” porque, a diferencia de la leche animal, no contienen lactosa”, menciona la chef Orozco. 

Las

Las "lechadas" son bebidas vegetales que no contienen lactosa. Fuente de la imagen: archivo fotográfico de Larousse Cocina.

El principal atractivo de estas bebidas vegetales es que son alternativas o sustitutos de la leche de origen animal, sobre todo para consumidores que, por alergias, intolerancias o dietas, no pueden consumir productos lácteos. Sin embargo, cada leche vegetal ofrece características únicas.  

Por ello, es importante conocer cuál es la que se adapta mejor a nuestras necesidades, gustos y posturas, ya que así como podemos obtener beneficios, también hay que tener en cuenta factores como los nutrientes, el impacto ambiental y el costo. 

La chef Mariana Orozco comparte sus mejores tips y recetas en su libro Cocina mucho, desperdicia poco y ahorra más. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

La chef Mariana Orozco comparte sus mejores tips y recetas en su libro Cocina mucho, desperdicia poco y ahorra más. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

“Yo creo que mientras uno haga todo lo que hace y todo lo que consume con mesura y con responsabilidad, todas las opciones son bienvenidas. Porque (la decisión) depende de muchas cosas”, expone Mariana. 

El valor nutricional de las leches vegetales 

Lo primero que debemos tener en cuenta, argumenta la chef, es el valor nutricional que nos ofrecen las leches vegetales. Ya que, por su modo de preparación, los nutrientes de su ingrediente base se concentran de diferente manera que cuando consumimos el crudo o en otro tipo de preparaciones. 

“Por ejemplo, si quieres hacer lechada de almendras casera, necesitas muchas más almendras de las que realmente puedes consumir si te las comieses en crudo. Hay que tener cuidado cuando algo va licuado o va molido, porque podemos perder proporción de la cantidad”. 

Esto se relaciona con los requerimientos nutrimentales de cada persona, es decir, si hay alguna intolerancia al gluten, las lechadas a base de cereales o soya no son convenientes. O bien, si se buscan opciones bajas en carbohidratos, la bebida de almendras es la opción más popular. 

Por otro lado, Mariana argumenta que la elección no sólo es un asunto nutrimental. Si buscamos opciones con una huella ambiental menor a la de la leche animal, la lechada de almendras no es tan buena opción, por la necesidad hídrica de los cultivos de esta semilla. 

La importancia del impacto ambiental 

Sin embargo, sí existen opciones vegetales que tienen un impacto menor en el ambiente, tal es el caso de la leche de arroz, que junto con la avena, necesitan menos recursos para producirse y son más accesibles que los frutos secos. 

Adquiere en El Librero el nuevo libro de la chef Mariana Orozco. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Adquiere en El Librero el nuevo libro de la chef Mariana Orozco. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Otro aspecto positivo de las leches vegetales a base de cereales es que permiten disminuir el desperdicio alimentario en casa. Mariana nos pone el ejemplo de  

la leche de arroz que se produce en muchos casos con arroz ya que fue cocido (…) que se hizo al vapor y que a lo mejor no vas a consumir ya como un arroz para comer, si no que lo puedes usar para beber. Entonces me gusta que es un buen subproducto de algo que podría desperdiciarse pero que le damos una segunda vida. 

Por último, pero no menos importante, la chef agrega que al incluir o descartar por completo algún grupo de alimentos de nuestra dieta, es imperativo hacerlo de la mano de un especialista de la salud, para que no haya un desbalance nutricional. 

 

Por Alina Hernández 

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Conoce la cocina medicinal china

blog-icono-categoria

Decorar con flores: una tendencia creciente en las cocinas

blog-icono-categoria
Tendencias

Co.merr, el proyecto artístico que está en boca de todos

Top