gugelhopf

Gugelhopf

El Gugelhopf es un pan ligero y esponjoso, de sabor no muy dulce, por lo que se puede degustar a cualquier hora del día.

Tiempo total: 05:05:00
Fácil
Panes y galletas
0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 0 votos
62913
Porciones: 1 Gugelhopf
Preparación: 01:00:00
Cocción: 00:30:00
Reposo: 03:35:00
Zona de origen: Internacional

Ingredientes

Masa madre

  • 50 g de harina de trigo

  • 45 ml de leche tibia

  • 4 g de levadura en polvo

  • 15 g de azúcar

Masa

  • 60 g de pasas

  • 60 g de pasas rubias

  • 25 g de naranja confitada, picada

  • 20 ml de ron blanco

  • 150 g de huevo

  • 20 g de yemas

  • 350 g de harina de trigo

  • 5 g de sal

  • 180 g de mantequilla cortada en cubos, a temperatura ambiente

Terminado

  • ½ taza de almendras

  • harina de trigo para enharinar

  • azúcar glass para espolvorear

Utensilios especiales
  • batidora eléctrica con gancho
  • 1 molde para gugelhopf engrasado
  • enharinado
  • rejilla
Introducción

Gugelhopf, Gougelhof, Kouglof, Kougelhof, Kougelhop, Kugelhopf o Bundt Kuchen, son sólo algunos de los nombres y grafías con los que se conoce este pan según el país, o incluso la región donde se prepare. Tradicionalmente el Gugelhopf se consume en varios países del centro de Europa: Austria; sur de Alemania; Países Bajos; Francia, sobre todo en la región de Alsacia; Suiza; República Checa; Eslovaquia y Polonia. Gugelhopf es el término en alemán, cuya etimología viene de gugel, término que durante la Edad Media designaba a una especie de capucha de punta larga con un cuello que cubría los hombros, y hopf, una variante de la palabra hefe que significa levadura. Se dice que este pan fue una de las primeras piezas de repostería en utilizar levadura de cerveza como agente leudante, ya que antes del siglo ⅹⅴⅲ, en la mayoría de los países de Europa el pan se fermentaba con levain.

Existen varias leyendas sobre el origen de este distintivo pan. Una de ellas atribuye su invención a los Reyes Magos, quienes durante un viaje de Belem hacia Colonia fueron hospedados por el señor Kugel; como agradecimiento, los reyes le hornearon un pan evocando la forma de sus turbantes. Otra leyenda hace referencia a su región y fecha de origen, ésta cuenta que durante la batalla de Viena en 1683 (la misma que se dice dio origen a la invención de los croissants) el ejercito comandado por el rey de Polonia y compuesto por soldados austriacos, alemanes y polacos resultó victorioso contra el ejército turco. Los panaderos vieneses no tardaron en elaborar una viennoiserie en forma de turbante turco como celebración.

Tradicionalmente el Gugelhopf se cuece en un molde alto con forma de rosca, que asemeja a un turbante hecho de cobre o de cerámica vidriada al interior y, en ocasiones, también al exterior, lo cual permitía decorar los moldes y ofrecerlos como regalo o simplemente utilizarlos como decoración. Actualmente se pueden encontrar moldes de aluminio o acero inoxidable con un revestimiento antiadherente, de silicón, de porcelana o de vidrio templado, así como con distintos diseños y de varios tamaños.

El Gugelhopf es un pan ligero y esponjoso, de sabor no muy dulce, por lo que se puede degustar a cualquier hora del día. Se sirve espolvoreado con azúcar glass y acompaña bien el café o el té, o incluso una copa de vino, una cerveza o algún digestivo; también es ideal con un poco de mantequilla o mermelada.

Procedimiento

Masa madre

  1. Mezcle todos los ingredientes en un tazón y deje reposar la preparación a temperatura ambiente durante 40 minutos o hasta que duplique su vo­lumen.

Masa

  1. Mezcle en un recipiente las pasas con la naranja confitada y el ron blanco; reserve.
  2. Coloque la masa madre en la batidora y comience a batirla a velocidad baja. Sin dejar de batir, agregue los huevos, uno por uno, incorporando bien cada uno antes de añadir el siguiente; incorpore de la misma manera las yemas. Añada la harina de trigo y la sal y bata a velocidad media hasta obtener una masa homogénea y elástica. Finalmente, agregue los cubos de mantequilla y continúe batiendo hasta obtener una masa suave, resistente y elástica.
  3. Incorpore a la masa las frutas maceradas con el ron, batiendo a velocidad baja.
  4. Coloque la masa en un tazón ligeramente engrasado, cúbrala con plástico autoadherente y déjela reposar en refrigeración durante 2 horas como mínimo.

Terminado

  1. Distribuya las almendras en cada una de las cavidades del molde.
  2. Enharine ligeramente una superficie de trabajo, encima, ponche la masa y boléela. Cúbrala con una manta de cielo y déjela reposar durante 15 minutos.
  3. Enharine un poco sus manos y, con los dedos, haga un orificio en el centro de la masa. Introduzca la masa en el molde, pasando el mástil del molde a través del orifico. Cubra el molde con plástico autoadherente y deje reposar la masa durante 30 minutos o hasta que cubra tres cuartas partes del molde. Precaliente el horno a 180 °C.
  4. Hornee el pan durante 30 minutos o hasta que se dore y que, al insertarle una brocheta larga, ésta salga limpia. Sáquelo del horno y déjelo reposar sobre la rejilla durante 10 minutos antes de desmol­darlo; una vez frío, espolvoréelo con azúcar glass.
Cargando…