5 consejos para brindar con vinos espumosos

Los vinos efervescentes son para festejar, no hay duda de eso. Pero, ¿cómo elegir, servir y degustar estas bebidas? A continuación, te damos 5 recomendaciones para servir y degustar el que prefieras.

1. Cómo leer la etiqueta

Para hacer una buena compra es importante saber leer la etiqueta del vino. En ésta podrás darte una idea si es un vino muy dulce o más seco —o más alcohólico—. La clasificación que se utiliza, y que puedes encontrar en la etiqueta, va de acuerdo con la cantidad de azúcar residual que contiene, llamándose Brut Nature, cuando no se le añade azúcar y Dulce, cuando contiene una mayor cantidad de azúcar añadida. Entre estas dos se encuentran los Brut, Secos y Semisecos.

 

Asimismo, todas las etiquetas deben especificar:

 

  • Nombre del productor que puede ser la casa productora o de la persona que lo produjo.
  • Región donde fue producida la uva con la que se elaboró el vino; puede indicar la calidad del vino, es decir, cuando se incluye un viñedo en específico, suele ser un vino más refinado.
  • Nivel de alcohol, puede dar idea sobre el sabor y textura del vino: a mayor cantidad de alcohol, el sabor puede ser más frutal y la textura más untuosa, pues la uva con la que se elaboró estaba más madura.

 

2. A qué temperatura

Estos vinos se toman muy fríos porque así conservan la textura que les da su nombre. Se busca que la burbuja sea lo más pequeña que se pueda. Si la botella se abre a temperatura ambiente se perderá mucha bebida en la espuma y no se apreciarán los sabores. Por ello la temperatura ideal para servirlos es entre los 5 y 8 °C, con excepción del Lambrusco que se toma entre los 7 y 12 °C.

Para enfriar el vino espumoso en refrigerador es necesario introducir la botella durante 1 hora antes de servirla. Si cuentas con enfriadera, lo ideal es agregar un poco de sal al hielo para que éste no se derrita tan rápido, y enfriar la botella durante 30 minutos antes de abrirla. También es recomendable mantener la botella en frío después de abrirla y procurar terminarla por completo.

 

3. Cómo abrir un espumoso

Este paso es muy importante, porque hay debes cuidar que el corcho no salga disparado y que no se derrame el líquido. Para ello, primero tienes que retirar cuidadosamente la envoltura de aluminio que cubre el corcho.

Después, con una mano sujeta la base de la botella mientras que con la otra retiras la caja de alambre —llamado también morrión— que está sobre el corcho, éste tiene una cola enroscada que hay que desenroscar antes del siguiente paso.  Posteriormente, debes cubrir el corcho con un trapo e inclinar la botella a 45 °, procurando que la boquilla no apunte a ninguna persona.

Con una mano debes mantener la base hacia abajo, mientras que con la otra das vuelta al corcho sin retirar el trapo. Sentirás una ligera presión y después el corcho deberá salir íntegro de la botella.

 

4. Cómo y dónde servirlo

Por su efervescencia, puede ser complicado servirlo sin derramar una gota. El truco está en ladear ligeramente la copa y hacer que el vino ruede por sus paredes hasta llenar ¾ de la misma. Ninguno debe decantarse y casi todos se sirven en copas flauta, a excepción del Lambrusco que se sirve en una copa universal y el Prosecco en una copa para vino blanco.

 

5. Maridajes sugeridos

Aunque son muy apreciados como aperitivo, los Brut pueden acompañar pescados y mariscos; los Secos y Semisecos van mejor con postres. Intenta crear tus maridajes con quesos suaves y algunos frutos secos, verás que es divertido y muy sabroso.

                                                                                              Por Daniela Casas

Cargando…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contenido relacionado