Colación, la tradición hecha dulce

La colación es uno de los dulces más comunes en las Posadas, es posible encontrarlos en la piñata o en la típica bolsita de dulces llamada aguinaldo.

Estos pequeños dulces son muy comercializados en la época decembrina, están hechos de azúcar glass y fécula de maíz. En su interior pueden tener trocitos de cáscara de cítricos, canela o cacahuate, su exterior es duro y suelen ser de colores brillantes como azul, amarillo, verde o rosa.

Pueden encontrarse en los mercados mexicanos, desde los primeros días de diciembre, en puestos que venden todo lo necesario para celebrar una posada como dulces, piñatas, velitas y luces de bengala.

 

Tipos de colación

  • La colación rugosa tiene pequeñas bolitas o verruguitas en su superficie; pueden encontrarse de dos tamaños, las grandes se encuentran rellenas de fruta y las pequeñas suelen ser de anís.
  • La colación lisa es redonda u ovalada, suele estar rellena de cacahuate o cáscara de naranja o limón.
  • La colación surtida es la mezcla de colación lisa y rugosa.
  • Se conoce como colación fina a aquella que tiene rellenos más caros, como piñón, nuez, avellana o almendra.

 

En la cultura popular

Es una golosina muy común en México durante el mes de diciembre, se reparte a todos los invitados, especialmente a los niños, en las tradicionales Posadas, fiestas populares que se realizan nueve días antes de la Navidad donde se escenifica la peregrinación de la Sagrada Familia a Belén. Es tan común en estas fiestas que incluso el nombre de este dulce ha sido incluido en cantos típicos de las posadas como el siguiente:

 

“Anda María, sal del rincón

Con la canasta de la colación.”

 

Pedro Durán Gil en su trabajo titulado “Los dulces de la Ciudad”, menciona a las colaciones como uno de los dulces preferidos en las épocas de fin de año.

 

“La colación, azúcar duro y relleno de almendra o avellana, que es el dulce por así decirlo típico de fin de año. La colación cae al resquebrajarse, hendida por el garrotazo, la olla de la piñata en las Posadas; brilla en las mesas navideñas donde, por unos días, fingen quererse gentes que se detestan.”

 

Ahora que conoces un poco más sobre este típico dulce, te invitamos a comerlo y obsequiarlo en estas épocas decembrinas, porque la posada no es posada sin colación.

 

 Por Paola Quiroz

Fuente

Durán Gil, Pedro,  Los dulces de la ciudad, Revista de la Universidad de México, (21/12/18).

Cargando…

Contenido relacionado

Top