7 formas creativas de reducir el desperdicio de pan

En esta nota te compartimos algunas ideas deliciosas con las que puedes evitar el desperdicio de pan aprovechándolo para preparar deliciosos platillos.

Comida y bebida

La sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente se han convertido en temas cada vez más importantes en la sociedad actual. A medida que buscamos reducir nuestra huella ecológica, es esencial prestar atención a nuestros hábitos alimenticios y de consumo, especialmente a la forma en la que manejamos los desperdicios de comida.

Uno de los alimentos más desechados en muchos hogares es el pan. Sin embargo, con un poco de creatividad podemos aprovechar al máximo cada rebanada y minimizar el desperdicio.

¿Cómo evitar que el pan se llene de moho?

Para poder sacarle el máximo provecho a los restos de pan, primero necesitamos juntar los suficientes para poder reutilizarlos en alguna de las preparaciones que te recomendamos en esta nota. Por lo tanto, almacenar los restos de pan de manera correcta es muy importante ya que evitará la formación de moho que puede poner en riesgo nuestra salud.

Cuando el pan comience a endurecerse, colócalo en una charola y cúbrelo con una servilleta de tela o manta de cielo (también puedes utilizar bolsas de papel o recipientes que permitan la circulación de aire). Para que el pan se seque más rápido, extiende las rebanadas de pan de caja sobre la charola y corta las piezas grandes en trozos pequeños.

Evita utilizar envolturas de plástico ya que estas pueden atrapar la humedad favoreciendo el desarrollo del moho. Evita también mezclar el pan dulce con el pan salado, ya que el pan dulce contiene, por lo general, productos lácteos y grasos que retienen la humedad, y a mayor humedad, mayor probabilidad de que se llene de moho.

Una vez reunidos suficientes trozos de pan, aprovéchalos al máximo de la siguiente manera.

1. Migas de pan para empanizados y rellenos

Tritura los restos de pan en la licuadora o en un procesador de alimentos y utiliza estas migas para empanizar y aglutinar rellenos. Nuggets de pollo caseros, Croquetas de jaiba, Pastel de carne y Hamburguesas son sólo algunos ejemplos de usos que le puedes dar al pan molido. Encuentra más ideas en nuestra sección de recetas.

Nuggets de pollo caseros.

Nuggets de pollo caseros.

2. Torrejas

Las torrejas son un postre elaborado con rebanadas de pan empapadas con leche, rebozadas con huevo, fritas y endulzadas con azúcar o miel. En el norte de México se acostumbra rellenarlas con queso Chihuahua y bañarlas con miel de maguey. Te dejamos la versión de Patricia Quintana endulzada con miel de piloncillo.

Torrejas. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Torrejas. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

3. Capirotada

La capirotada es un postre elaborado con rebanadas fritas de pan duro que se colocan en capas en un recipiente hondo con trozos de frutos secos y nueces, y luego se baña con miel de piloncillo o leche. Es un postre típico de cuaresma, tan antiguo que no se sabe con exactitud desde cuándo se prepara. Existen tantas versiones como familias en México; algunas le agregan queso, coco, en incluso ingredientes como tortillas y jitomate. Prepara en casa esta versión de Ricardo Muñoz Zurita del libro Los clásicos de la cocina mexicana de Larousse Cocina.

Capirotada de Ricardo Muñoz Zurita. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Capirotada de Ricardo Muñoz Zurita. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

4. French toasts

Este platillo es la versión francesa de las torrejas, bueno, sería más preciso decir que las torrejas son la versión española de este desayuno clásico de la gastronomía francesa. La principal diferencia entre ambos es la forma de cocinarlos. Mientras que la torreja se reboza y fríe en una cantidad abundante de aceite, la tostada francesa se prepara a la plancha con mantequilla y espolvoreando azúcar sobre ellas para que se caramelice. Te dejamos esta versión del chef Jesús Elizondo que la reinventa con ingredientes mexicanos.

Frenchy French. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Frenchy French. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

5. Sopas, caldos y moles enriquecidos

Añadir trozos de pan duro a tus sopas, caldos y moles te permitirá espesarlos y darles más sustancia. Esta técnica es especialmente útil en los moles, y en recetas como esta Sopa de pan de la chef Alicia Gironella.

Sopa de pan. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Sopa de pan. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

6. Crutones

Los crutones son otra forma excelente de aprovechar los restos de pan. Para prepararlos basta cortar los restos de pan en cuadros, añadirles aceite de oliva y las especias de tu preferencia para después hornearlos durante unos minutos. Puedes utilizarlos en ensaladas o para darle un toque crocante a tus cremas. Comprueba que prepararlos en casa es lo más sencillo del mundo con esta Ensalada César de la chef Mariana Orozco.

Ensalada César. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Ensalada César. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

7. Budín de pan

Una de las formas más deliciosas de aprovechar los restos de pan es preparando budín, uno de los postres favoritos en Latinoamérica. Leche, huevos, leche evaporada y leche condensada (mas tus nueces o frutos secos favoritos) son todo lo que necesitas para preparar este postre. Encuentra la receta aquí.

Budín. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

Budín. Fuente: Archivo fotográfico de Larousse Cocina.

¿Conoces alguna otra forma de aprovechar los restos de pan? Déjanos tu respuesta en los comentarios.

 

Por Ana Gabriela de la Rosa

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Restaurantes de carretera, auténticos oasis en el camino

blog-icono-categoria
Barra Libre

Exponen lo mejor de los vinos de Portugal en México

blog-icono-categoria

¿Cómo llegó el mole a San Pedro Atocpan?

Top