Nota

Nota
Nota

6 errores que se cometen al cocinar pavo


Fecha:1 de diciembre de 2021

Autor: Larousse Cocina

Calificar o comentar esta Noticia

El pavo es un alimento que no suele faltar en las fiestas decembrinas. Relleno, adobado o envinado: cocinar pavo en su punto es todo un reto. Aquí las recomendaciones para superar a cualquier chef.

El pavo o guajolote es un ave originaria de América que fue domesticada desde la época de los mexicas. Si bien en aquel entonces era cocinada y consumida con regularidad pues no tenían ninguna connotación relacionada con las festividades.

Fue tiempo después cuando los antiguos pobladores encontraron en este animal bondades que, al ser combinadas con otros ingredientes, mejoraban su sabor significativamente.

Actualmente, el pavo se disfruta con mole, pipián, relleno, al vino, horneado o marinado en las grandes celebraciones, entre ellas, una de las más importantes para los mexicanos, la cena de Navidad.

 

Te puede interesar: ¿Cómo organizar una cena navideña? Aquí te contamos los detalles a considerar.

 

Mejorar una receta que ha trascendido de generación en generación es tarea de valientes. Para cocinar pavo, hay que investigar más allá de este producto, antes de cocinarlo. Por eso te damos una lista de errores que se cometen al preparar y que vale la pena considerar:

 

1. Lavar o enjuagar el pavo

Lavar cualquier carne no eliminará las bacterias que contiene, por lo contrario, hará que éstas se transfieran mediante salpicaduras a otras superficies (o alimentos) de tu cocina y terminará por contaminarlos.

Es recomendable que, para eliminar las bacterias del pavo, éste se cocine hasta que logre una temperatura interna mínima de 73 °C. Esta temperatura debe ser tomada en las partes más gruesas, para asegurar que esté bien cocida y, por lo tanto, sea inocua.

 

2. No pesar el pavo

Si bien, calcular el tiempo del pavo en el horno puede ser complicado, los expertos recomiendan contar una hora o 45 minutos de horno, por cada kilo de pavo. Es decir, un pavo de siete kilos deberá estar al menos siete horas en el horno a una temperatura entre los 200 °C. Para obtener una preparación exitosa: consigue un buen termómetro digital.

 

 

3. Descongelar el pavo a temperatura ambiente

Descongelar el pavo en la mesa puede ser de lo más peligroso. Pues la temperatura del ambiente es la adecuada para la reproducción de bacterias. Lo mejor es descongelar el pavo en el refrigerador, ya que este método garantiza que se mantenga una temperatura constante y segura. Otro método más rápido es descongelando en un balde con agua fría y cambiar el agua constantemente.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Courtney Askew (@courtaskew)

 

4. Hornear el pavo con el relleno crudo

Recuerda que no todos los ingredientes alcanzan el mismo grado de cocción. Cocinar un pavo es mucho más tardado que el relleno, y colocarlo al interior del ave antes de introducirlo al horno no garantiza que se cocine de manera adecuada. Lo mejor, cocer el relleno aparte, dejarlo enfriar e introducirlo al pavo. ¿Ideas para rellenar el pavo? Encuentra aquí una.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de K’UUT (Restaurante) (@kuutmx)

 

5. Inyectar el pavo para que sea jugoso

Inyectar al pavo no garantiza que su carne sea más jugosa y es el error común al cocinar pavo. Durante la cocción, es probable que los líquidos se evaporen en el interior y la carne se reseque.

Lo mejor es marinar el pavo —de preferencia con vino— de seis a 12 horas antes de cocinarlo. Hornear el pavo a fuego lento y bañarlo con sus propios jugos cada determinado tiempo ayudará a que la carne quede jugosa. ¿Otra forma de marinarlo? En una salmuera fría de sal, azúcar y las especias de tu preferencia, verás que no te tendrás que preocupar de la sazón.

Guarda este tip: Para lograr una cocción uniforme, voltea el pavo un par de veces mientras está en el horno, con el fin de que no queden superficies quemadas ¡y átalo! como en este video.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rod Paavola (@paavolarod)

 

6. Hornear el pavo sin cubrirlo

Para conservar el sabor y jugosidad del pavo, numerosos chefs recomiendan cubrir el pavo con papel aluminio u hornearlo en una pavera. Este método ayudará a conservar sus propios jugos y lograr cocciones uniformes. Después de cocido, quítale el aluminio y deja que la piel tome color con el calor.

 

 

Te puede interesar: ¿Qué cocinar en Navidad? Conoce algunos platillos dando clic aquí.

 

Disfruta un pavo navideño en compañía de los tuyos. Recuerda seguir nuestros consejos y triunfar en esta preparación navideña.

Por Evelyn Castro

Cargando…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *