Nanban-de-pollo-frito

Nanban de pollo frito

La salsa nanban convierte a un crujiente pollo frito en un suave y fresco platillo de sabores dulces.

Tiempo total: 07:30:00
Fácil
Entradas
0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 0 votos
62916
Porciones: 6 porciones
Preparación: 00:15:00
Cocción: 00:15:00
Reposo: 01:00:00
Refrigeración: 06:00:00
Zona de origen: Internacional

Ingredientes

  • 1 zanahoria

  • 1 rama apio

  • 1 cebolla blanca fileteada finamente

  • 5 cm de jengibre fresco, rallado

  • 1 receta de salsa nanban

  • hojuelas de chile de árbol seco o salsa picante de chile de árbol seco, al gusto (opcional)

  • cantidad suficiente de aceite para freír

  • 750 g de muslos de pollo sin hueso, con piel

  • 200 g de harina de trigo

  • 1 cucharada de sal

Decoración

  • 1 cucharada de ajonjolí

  • brotes de cilantro al gusto

Introducción

La salsa nanban es una creación de la isla Kyushu, al sur de Japón, que incluye chiles sudamericanos introducidos por los portugueses en el siglo xvi. Ligeramente inspirada en el escabeche portugués, la salsa nanban se elabora con salsa de soya, vinagre y chiles; es el acompañamiento perfecto de carnes fritas y pescados. Esta receta es bastante inusual: el pollo se fríe hasta que forma una corteza dorada y crujiente; después, se cubre con la salsa nanban y se deja marinar durante algunas horas; así, lo que comienza con un pollo crujiente y caliente, termina siendo un platillo húmedo y fresco; el sabor del pollo termina siendo dulce por la marinada.

Procedimiento
  1. Corte la zanahoria y la rama de apio en tiras de 4 centímetros de largo por 2 de grosor. Mézclelas en un recipiente amplio con la cebolla fileteada, el jengibre rallado y la salsa nan­ban. Deje reposar esta preparación entre 30 minutos y 1 hora a temperatura ambiente. Pruebe la marinada y ajuste la cantidad de chile al gusto. Resérvela.
  2. Ponga sobre el fuego una olla con el aceite y deje que se caliente hasta que alcance 170 °C.
  3. Corte los muslos de pollo en trozos del tamaño de un bocado. Mezcle en un tazón la harina de trigo con la sal, enharine con esta mezcla algunos trozos de pollo y sacúdales el exceso. Fríalos durante 5 minutos o hasta que estén bien dorados. Retírelos del aceite y colóquelos sobre papel absorbente. Fría de la misma manera el resto de los trozos de pollo.
  4. Añada los trozos de pollo frito a la marinada. Cubra el recipiente con plástico autoadherente y refrigérelo durante 2 horas como mínimo, o idealmente, entre 4 y 6 horas.
  5. Sirva el pollo sacándolo del refrigerador un par de horas antes para que se tempere. Distribuya un poco de las verduras de la marinada en el centro de platos hondos y coloque encima 4 o 5 trozos de pollo; añada más verduras y 2 cucharadas de la marinada. Espolvoree ajonjolí al gusto y decore con brotes de cilantro.

Información adicional

Nota

Si refrigera el pollo durante 1 noche obtendrá un sabor más intenso pero una consistencia más húmeda. Si así lo hace, saque la preparación del refrigerador un par de horas antes de servirla para que se tempere.

Libro de procedencia

Cargando…