Natalia Badan y su lucha por Valle de Guadalupe

Natalia Badan está estrechamente ligada a los viñedos bajacalifornianos, siendo pilar de la bodega Mogor Badan y defensora del oficio agrícola de Valle de Guadalupe.

Barra Libre

La historia de los Badan en México arranca en el año de 1940 cuando Henri y Clotilde, él suizo y ella francesa, arribaron al país y el cultivo de olivos los llevó a Baja California donde establecieron la empresa Olivares Mexicanos. 

Con ellos llegaron sus hijos Antonio y Natalia, quienes heredaron el amor al campo y el viñedo de sus padres, hogar de la icónica bodega Cavas del Mogor Badan. 

Ahora el Valle no se puede pensar sin Natalia, pilar de la enología basada en la agricultura sustentable o regenerativa que entiende que cuando se trata de cultivar se habla de una tarea a largo plazo. 

Cava del Mogor

Cava del Mogor

Arrancamos hace más de nueve años haciendo cambios, y veo los resultados en los suelos que sufrieron el embate de la llamada revolución verde que sucedió cuando era niña y sé que me voy a morir antes de terminar el trabajo”, resalta Natalia quien siguió el trabajo que, en 1985 con el establecimiento de la bodega, comenzó su hermano Antonio, fallecido en 2008. 

Desde su primera botella en 1994, un Mogor Badan 1989, han surgido etiquetas imperdibles como Arrebol, Chasselas y Pirineo que salen con uvas cuidadas por Natalia, sus hijos Andrés, Juan, Ana Sofía y el enólogo Alberto Rubio. 

Hablar de esto importa 

Más que nunca, Natalia Baban continúa el legado de su hermano Antonio, oceanólogo apasionado de la naturaleza que por décadas se dedicó a buscar estrategias para hacer sustentable la actividad vinícola, sobre todo por el problema de escasez y sobreexplotación del agua en la región de Valle de Guadalupe. 

“La palabra resistencia la usaría ahora, debemos serlo para preservar el ecosistema que hace posible tener una zona productora de vid. Los agricultores somos orgullosos de producir la tierra porque se debe trabajar mucho. Nada me enoja más que, cuando llega el invierno y están mis naranjos cubiertos, me digan que es porque aquí se dan muy bien. No es cierto, se dan porque se cuidan todo el año, igual que la uva, es decir, hay una relación profunda de cariño. Es como cuando crías a tus hijos”, reflexiona Natalia, mientras me comparte su realidad. 

Vino Chaselass

Vino Chaselass

“Ahora he llegado a sentir que me están expulsando y esa sensación es muy fea e injusta”, haciendo referencia al boom de proyectos de desarrollos que están tapizando las zonas que antes eran de cultivo. Sólo en los últimos 10 años se ha perdido más del 25% de la tierra agrícola a consecuencia de estos intereses y las pocas acciones oficiales. 

“Lo digo con coraje, porque claro que necesitamos dinero, visitantes… pero ¿en dónde está el respeto hacia esto que se ha cuidado a lo largo de los años y que llevaba una dirección clara agrícola y que de pronto tomó otro rumbo”, menciona esta promotora activa en la defensa de la identidad agrícola a través de iniciativas colectivas como Por un Valle de Verdad, Provino o el Consejo Estatal de Productores de Vid de Baja California y autora del documento Rescatemos al Valle” que solicita nombren a la zona de belleza natural y cultural dentro del artículo 5° de la Ley de Preservación de Patrimonio Cultural del Estado de Baja California. 

Familia Badan

Familia Badan

“El Valle es muy pequeñito y tiene poca tierra agrícola y poca agua y es criminal estar dedicándola a la construcción de fraccionamientos campestres, antros, centros nocturnos, conciertos masivos, antes que a sus comunidades y su oficio original”.  

Paraíso irrepetible 

El viñedo y bodega Mogor Badan —que además alberga un huerto orgánico donde producen vegetales y miel de abeja— se ubica en el cerro del Mogor, de ahí su nombre, que es 90% tierra de conservación cubierta de chaparral. 

“El chaparral es un bosque chaparro que tira hojas y hace una capa de absorción en el suelo. Cuando llueve, esa capa se infiltra, escurre bajo tierra y viene a dar a las partes bajas y alimenta los acuíferos”. 

Vino Mogor Badan

Vino Mogor Badan

Como resalta Natalia, hay pocas regiones como ésta (Valle de Guadalupe) en el Continente Americano. El clima y la cercanía del Océano Pacífico la vuelven propicia para sembrar olivo y vid, como lo descubrieron los primeros misioneros y migrantes europeos que llegaron con el conocimiento de cómo cultivar estos ingredientes claves en sus culturas. 

“Se podría decir que desde siempre hemos sido viticultores, solamente que fue hasta el siglo XX cuando se volvió una actividad comercial, ya no de autoconsumo. Se empezó a observar a los viñedos con otros ojos y a probar las uvas con otra percepción buscando lograr vinos de alta calidad para México, lo cual me parece un discurso muy bello. Así lo describía mi hermano Antonio y otros pioneros como Hans Backhoff Escudero, fundador de Monte Xanic y Hugo DAcosta, que tuvieron la visión de generar un valle vitivinícola por excelencia en México”. 

Natalia Badan

Natalia Badan

Un trabajo con pasión 

Al volverse muchos en viticultores, tomaron a la vez el papel de promotores del vino mexicano que producían, en un país que antes del año 2000 no consumía más de 250 mililitros per cápita al año. Hoy los datos oficiales dicen que rebasamos el litro. 

Viñedos Mogor Badan

Viñedos Mogor Badan

“Nos lanzamos como embajadores y al principio recibimos cierto desprecio o interés, pero poco a poco, el público mexicano entendió y nos adoptó, nos amó y nos sigue amando porque compran nuestros vinos. Y cuando se instaló el vino mexicano en las mesas de restaurantes y en casa llegó el enoturismo, empezaron a visitarnos y nosotros abrimos las bodegas. 

“Yo recuerdo que durante dos años regalé degustaciones porque era compartir y hacíamos Fiestas de Vendimia para festejar el trabajo anual, pues no hay que olvidar que elaborar vino es un proceso muy largo: es sembrar y te la juegas, pues vives de la esperanza de lo que la naturaleza decida. Sabes que no vas a tener uva por los primeros 3 años, luego cosechas y haces vino y te das cuenta de que no era exactamente el concepto que pensabas y que quizá debas agregar otra variedad o hacer una mezcla y ya se pasaron 10 años”. 

Rancho Mogor Badan

Rancho Mogor Badan

Cuidar el privilegio

Y es aquí cuando entra el papel de los visitantes con el enoturismo responsable, que es una experiencia cultural que busca acercar el trabajo agrícola del viñedo y la gastronomía que se genera a su alrededor. Por eso viajar a esta zona guiados por el deseo de aprender y probar los verdaderos proyectos que sostienen tan maravilloso destino es ser parte de la solución y apoyar a la resistencia de la que habla Natalia Badan. 

Vinos Mogor Badan

Vinos Mogor Badan

Recordemos que más del 75 por ciento de la producción vinícola nacional proviene de Valle de Guadalupe. “Yo los invito a vivir este valle ‘de verdad’, como el patrimonio nacional que es o debe ser para todos en México”. 

En Cavas del Mogor Badan hay degustaciones de sus vinos con previa reservación. Además, son vecinos del restaurante Deckmans, del chef Drew Deckmans. 

Por Wendy Pérez

Cargando…

Contenido relacionado

blog-icono-categoria

9 tips para incluir jugos y smoothies a tu dieta

blog-icono-categoria
Cultura culinaria

Contra la tradición y el machismo: sushi hecho por mujeres

blog-icono-categoria

Tipos de pan de muerto en México

Top