Nota

Nota
Nota

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el plátano


Fecha:19 de agosto de 2019

Autor: Culinaria Mexicana

Calificar o comentar esta Noticia

Los plátanos son una fruta tropical presente en la dieta diaria de más de un mexicano; además de las múltiples combinaciones culinarias que se pueden elaborar con ella, ésta provee de fibra, potasio y vitamina B a quienes la consumen.

Este fruto proviene de una planta herbácea perteneciente a la familia de las musáceas, y por el aspecto de sus tallos entrelazados, es común que sea confundida con un árbol, mismo que requiere de climas tropicales para su desarrollo.

A nivel mundial, los plátanos son el cuarto cultivo más importante, después del arroz, trigo y maíz; se estima que su producción sobrepasa las 100 millones de toneladas por año, sin contar la cosecha de consumo propio o el mercado informal.

En 2010 el principal productor de plátano fue la India con el equivalente a 31% de la cosecha, mientras que China contribuyó con 10% y Filipinas con 9 por ciento. México produjo alrededor de 2%, y se posicionó en el noveno lugar de la lista.

Existen diversos tipos de plátanos, y en México se cultivan ocho variedades:

El plátano macho crece en racimos con menor número de frutos debido a que son de gran tamaño; éstos son más planos y contienen menos azúcar que otras variedades. Comúnmente se cosecha de color verde oscuro y conforme madura la cáscara se va tornando negra y la pulpa se hace más dulce. Se puede comer fresco o frito, también se utiliza para elaborar platillos tanto dulces como salados.

Pruébalo en la sopa de lentejas.

Plátano Tabasco, o también conocido como plátano Roatán, es un fruto de tamaño mediano, de cáscara delgada de color verde cuando de cosecha y amarillo cuando madura. Éste se usa para guarnecer al arroz blanco, a la hora de la comida o fresco.

Plátano Tabasco Plátano Tabasco

Los plátanos dominicos son los más pequeños de la especie. Son rectos, con cáscara brillante y pulpa muy dulce; al madurar cambian a color amarillo oscuro con manchas marrones.

El plátano manzano es un poco más grande que el plátano dominico, mide alrededor de 10 cm y la cáscara suele ennegrecerse conforme madura, el sabor puede compararse a una mezcla entre plátano y manzana, lo que le otorga ese nombre.

 

Plátano manzano Plátano manzano

El plátano pera es de forma ligeramente alargada con lados anchos, cada fruto puede pesar hasta 300 gramos, y maduro puede prepararse cocido o consumirse fresco.

El plátano valery tiene una textura más suave a otras variedades, es de sabor ligeramente dulce y su cáscara es amarilla con tonos verdosos; al madurar aparecen en ella manchas color café.

Los plátanos morados destacan por su sabor intenso, cáscara color rojizo con tonos vino, y su interior amarillo brillante. Es resistente a plagas y enfermedades, y su proceso de crecimiento, desde cultivo a cosecha, puede tardar hasta 18 meses.

Entre los más grandes destaca el plátano Cavendish. Éste es muy alargado y de grosor medio, normalmente más recto que otros tipos de bananos, la cáscara es gruesa y amarilla, mientras que la pulpa tiene poco sabor.

 

Plátano Cavendish Plátano Cavendish

Además de los mencionados, existen otros tipos de plátanos, algunos muy exóticos y difíciles de encontrar como es el caso del banano blue java o plátano hawaiano, que se caracteriza por ser una variedad resistente a las bajas temperaturas. Entre sus peculiaridades, como su nombre lo indica, es su cáscara color azul en su etapa más temprana, y conforme su maduración, ésta toma tonos amarillentos.

Su interior es otra sorpresa para quien lo consume. Su pulpa es de textura suave con sabor y aroma a vainilla.

La amplia variedad de plátanos a la que se tiene acceso en México ayuda a enriquecer la gastronomía de cada región, ya sea en preparaciones dulces o saladas, como protagonista o guarnición.

Por: Kimberly F. Zequera

Cargando…