Novedad

Novedad
Novedad

La rosca de Reyes y la celebración con pan


Fecha:5 de enero de 2022

Autor: Larousse Cocina

Calificar o comentar esta Noticia

En casi todas las culturas alrededor del mundo, semillas como el maíz, el trigo, la cebada y el arroz han sido considerados un regalo, ya sea de la Tierra o de los dioses. Los cereales y sus derivados han formado parte de la historia de la humanidad, no solo por su valor nutricional y versatilidad, sino también porque sin ellos no sería posible preparar este importantísimo alimento: pan, en donde la rosca de Reyes no se queda atrás.

¿Desde cuándo se celebra con pan?  

Se sabe que el pan ha formado parte de nuestra alimentación desde hace miles de años pues se han encontrado restos de migas de pan en vestigios del año 14 400 a.C. Incluso, se puede decir que el hombre y el pan han evolucionado de la mano: desde las “gachas”, que son granos de avena u otros cereales cocidos en agua —que podrían considerarse el primer acercamiento del ser humano al pan— hasta los panes hechos con masa madre y los pasteles más sofisticados. 

 

Sería equivocado pensar que su importancia se basa solamente en su valor nutricional y su versatilidad e ignorar el valor social, espiritual que tiene a su alrededor. Los egipcios asociaban el trigo con la vida en el más allá y colocaban en las tumbas una hogaza que representaba el paso del difunto hacia la abundancia; y los griegos veneraban los misterios de Deméter, la diosa del pan.  

 

Por otro lado, en las representaciones de La Última Cena el pan es el alimento principal, pues es símbolo de comunión entre los hombres y Dios. Y aún hoy, en pueblos turcos y azerbaiyanos, si el pan cae al suelo, se levanta, se besa y se coloca en el lugar más alto de hogar para no perder riqueza. 

 

La rosca de Reyes y su origen 

En nuestro país, con la fusión cultural y gastronómica que se dio durante la Conquista, el trigo también se volvió parte importante de las tradiciones. En el siglo XVI, los españoles introdujeron a México el roscón con el que se celebraba el Día de la Epifanía, hoy conocido como el Día de Reyes.   En la rosca se escondía un haba seca y quien la encontraba era el ganador (¡el premio era pagar el roscón!). La preparación de la rosca comenzó a modificarse y con los años se le agregó azúcar, ate —como el de membrillo o guayaba—, dulces cristalizados y en lugar del haba se introdujo una figurilla que representa al niño Jesús. Incluso, hasta el nombre cambió y actualmente la conocemos como rosca de Reyes. 

 

La ralladura de naranja y el agua de azahar son los elementos que otorgan a la rosca de Reyes su sabor característico al sumarse a los demás ingredientes. Así cada año esperamos con ansía que las roscas de Reyes lleguen a las panaderías para saborearlas y pasar un gran momento agradable con amigos y familiares. 

Cuéntanos tu experiencia más divertida con la rosca de Reyes o qué otros panes conoces que tengan un origen ceremonial o religioso. 

 

Por Federico Diego

 

Fuentes consultadas:

Ingram, Christine et al., La gran enciclopedia del Pan, Editorial Edypresse, 1999, p. 8-12 

Larousse cocina, El pan de muerto, una tradición deliciosa, Larousse Cocina, 29 de octubre 2018 

Ashton, John, The history of bread from pre-historic to modern times, Brooke House Publishing Co., 1923, p. 145 – 147 

Bakú, Azertac, El Pan es sagrado y ocupa un lugar especial entre los pueblos turcos, Azertac, 03 de abril 2020