quesos-y-compota-de-tejocote-001-larousse-cocina

Quesos y compota de tejocote

Un platón de quesos siempre es una forma deliciosa de cerrar cualquier comida.

Tiempo total: 12:00:00
Fácil
Postres y dulces
0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 0 votos
2986
Porciones: 6 porciones
Preparación: 06:00:00
Cocción: 06:00:00
Reposo: 06:00:00
Refrigeración: 06:00:00
Congelación: 06:00:00
Marinado: 06:00:00
Zona de origen: Internacional

Ingredientes

Compota de tejocote

  • 500 g de tejocotes

  • 1 taza de azúcar (200 g)

  • 2½ tazas de agua (600 ml)

  • 1 raja de canela de 10 cm (5 g)

Crujientes de pan

  • 1 baguette de 20 cm

  • aceite de oliva

Montaje

  • quesos al gusto

  • almendras, nueces, aceitunas, uvas y frutas secas y semillas, al gusto

Utensilios especiales
  • charola para horno
  • rebanadora eléctrica
Introducción

Una deliciosa forma de cerrar una comida es con un generoso platón de diversos quesos. Los acompaño con diferentes compotas para dar ese toque dulce que los complementa tan bien. Claro que, para los de apetito serio, también puede ser un plato más antes del postre.

Procedimiento

Compota de tejocote

  1. Blanquear y pelar los tejocotes. Calentar el azúcar con el agua y, cuando hierva, agregar los tejocotes y la raja de canela. Cocer a fuego bajo moviendo ocasionalmente hasta que la fruta esté suave y se puedan retirar las semillas.
  2. Retirar los tejocotes del fuego, retirarles las semillas y dejarlos enfriar.

Crujientes de pan

  1. Rebanar la baguette a lo largo con una rebanadora eléctrica. Barnizar cada rebanada con el aceite de oliva.
  2. Hornear las rebanadas de pan a 150 ºC, hasta que se sequen y estén crujientes, sin que se doren.

Montaje

  1. Cortar los quesos y servirlos con la compota de tejocote, los crujientes de pan y las frutas frescas y las semillas. Para esta propuesta existe una selección de quesos mexicanos. Hoy en día se elaboran productos artesanales con leche de primera calidad y por expertos apasionados. Entre ellos están:
    1. Queso de bola de Ocosingo, Chiapas. Es una bola con exterior firme. El interior, según el añejamiento, puede ser desde cremoso hasta seco; tiene una marcada nota ácida y perfumada muy agradable. Es similar al queso corazón de mantequilla que también se produce en ese estado.
    2. Queso Cotija. Éste es uno de los quesos más arraigados en nuestra tradición. Actualmente se está haciendo un magnífico esfuerzo por darle la denominación de origen, muy merecida por su importancia histórica y económica. El queso auténtico de Cotija, producido artesanalmente en la Sierra de Jal-Mich, tiene un color cremoso y un rico y complejo sabor, además de una textura inmejorable. Vale la pena buscarlo.
    3. Queso Ramonetti. De Ensenada, una propuesta de nueva generación. Con más de cien años de experiencia en la producción de quesos, la cuarta generación de la familia del mismo nombre lanzó recientemente un nuevo queso con estilo artesanal europeo y la mejor leche de la zona. El queso Ramonetti es añejado en una cava especial. En su punto perfecto de maduración es cremoso, penetrante y exquisito.

Información adicional

Consejo

Al cortar los quesos es importante respetar su forma y textura para que los comensales puedan disfrutar sus características.

Cargando…