• Alex Vera Fotogastronómica
Scone

Scone

Esta preparación inglesa es ideal para todas esas tardes de té.

Tiempo total: 01:25:00
Fácil
Panes y galletas
57170
Porciones: 16 scones
Preparación: 00:45:00
Cocción: 00:15:00
Reposo: 00:25:00
Zona de origen: México

Ingredientes

Masa

  • 500 g de harina de trigo

  • 5 g de sal

  • 22 g de polvo para hornear

  • 65 g de azúcar

  • 175 g de mantequilla cortada en cubos pequeños, fría

  • 185 ml de leche

  • 12 ml de jugo de limón o de vinagre blanco

  • 100 g de huevo

  • 125 g de arándanos deshidratados

Terminado

Utensilios especiales
  • raspa
  • rodillo
  • charolas para hornear cubiertas con papel siliconado o tapetes de silicón
  • brocha
  • rejilla
Introducción

Un scone es un tipo de pan inglés clasificado como quick bread o pan rápido. Generalmente se elabora con harina de trigo, cebada o avena, y se cuece sobre una plancha o un sartén de hierro o en el horno y algunas variedades se fríen en aceite. Su consistencia es arenosa y su sabor delicadamente dulce, aunque también existen las versiones saladas. Los scones son pane­cillos tradicionales para acompañar el té o para el desayuno; se disfrutan calientes, y si se trata de una versión sencilla, se pueden complementar con mermeladas, miel, mantequilla o quesos.
Los primeros scones aparecieron a principios del siglo XVI en Escocia. Originalmente se hacían con avena y eran piezas redondas, de unos 20 centímetros, que hoy reciben el nombre de bannock; éstos se cocían sobre planchas austeras y se cortaban en porciones triangulares, que son a las que se les denomina scones. Existen dos etimologías probables de la palabra: la primera sugiere que su origen es la palabra holandesa schoonbrot, que significa “pan hermoso”, y la segunda apunta a que proviene de Stone of Destiny, el lugar donde los reyes de Escocia eran coronados. Se dice que los scones se volvieron populares a principios del siglo ⅺⅹ gracias a Anna, la duquesa de Bedford, quien una tarde ordenó a los sirvientes que le sirvieran té y algunos panes dulces. Dentro de la selección de panecillos venían los scones, los cuales dejaron encantada a la duquesa, por lo que ordenó que todos los días se le sirvieran junto con el té.
Actualmente los scones se consumen con regularidad en el Reino Unido, Irlanda, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y otros países europeos. Cada región tiene variedades distintivas; por ejemplo, en el Reino Unido las versiones dulces son más comunes e incluyen con frecuencia pasas, queso o dátiles; en Escocia y Ulster, son comunes los scones salados de bicarbonato o de papa; en Irlanda se hacen a menudo con sultanas, y en Australia con calabaza.

Procedimiento

Masa

  1. Cierna sobre una superficie de trabajo la harina de trigo, la sal, el polvo para hornear y el azúcar. Añada los cubos de mantequilla e incorpórelos a la mezcla presionándolos con las yemas de los dedos hasta obtener una consistencia arenosa.
  2. Mezcle en un tazón la leche con el jugo de limón o el vinagre y déjela reposar durante 5 minutos o hasta que se corte. Agregue el huevo y bata hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Vierta la mezcla de leche y huevo sobre la mezcla de harina y combine ambas preparaciones con la raspa. Añada los arándanos y continúe mezclando con a raspa hasta obtener una masa, pero sin trabajarla demasiado. Forme una esfera con la masa.

Terminado

  1. Enharine una superficie de trabajo, coloque encima la masa y espolvoréela con un poco de harina. Comprima un poco la masa con las manos enharinadas y dóblela por la mitad sobre sí misma. Comprímala nuevamente y realice un segundo doblez.
  2. Corte la masa con un cuchillo en 2 porciones iguales y deles forma de esfera. Extienda cada una con el rodillo sobre la superficie enharinada hasta obtener discos de 1.5 centímetros de grosor.
  3. Corte cada disco en 8 triángulos iguales y colóquelos sobre las charolas.
  4. Precaliente el horno a 180 °C
  5. Barnice los triángulos de masa con brillo de huevo y déjelos reposar durante 25 minutos. Hornee los scones durante 15 minutos o hasta que se doren uniformemente. Retírelos del horno y déjelos enfriar sobre la rejilla.

Información adicional

En esta preparación ocurre un fenómeno peculiar, una vez que los ácidos del limón o del vinagre entran en contacto con el bicarbonato de sodio o con el polvo para hornear se produce una reacción química que genera dióxido de carbono, logrando una masa aireada, suave y de gran sabor. Contrariamente a lo que se pudiera pensar, el sabor final de la preparación no es ácido, ya que el pH alcalino del bicarbonato o el polvo para hornear neutraliza la acidez del limón o el vinagre.

La mezcla de leche con limón se puede sustituir por 185 gramos de yogur natural o de crema ácida.

Video de técnica
Preparación
Reproducir
Scones, receta del chef Irving Quiroz
Cargando…

Avatar

Arian Dominguez Bazan

13 de septiembre de 2018 a las  10:58 pm

Receta simplemente sencilla y perfecta para tus scones acompañados de té o cafe