¿Qué tan saludable es (o puede ser) una hamburguesa?

Un clásico moderno, todos tenemos antojo de una hamburguesa de vez en cuando, por eso aquí te decimos cómo llevarla al siguiente nivel y hacerla mucho más sana.

Cultura culinaria

La realidad es que, si bien la hamburguesa convencional no es un alimento muy sano, si se prepara adecuadamente y se combina con guarniciones alternativas a las clásicas papas a la francesa, puede resultar en una comida nutritiva y saludable.

La hamburguesa es un producto de la modernidad y globalización. La puedes encontrar en casi cualquier lugar del mundo y en todas las latitudes es prácticamente la misma. Por esa razón, utilizar insumos frescos como el jitomate y la lechuga, como se hace en casi todos los lugares no logra dar a la hamburguesa el puesto de platillo saludable que algunos piensan y, por lo tanto, resulta en un platillo de alto contenido en carbohidratos simples y grasas saturadas. Pero no todo está perdido, transformar ese combo con papas y refresco por un combo saludable y delicioso nunca fue tan fácil. Aquí te decimos cómo.

 

Te puede interesar: Conoce la hamburguesa en 5 preguntas y respuestas

 

¿Cómo preparar una hamburguesa saludable?

 

El primer paso para preparar tu hamburguesa y que ésta sea mucho más sana que una hamburguesa convencional es preparar tú mismo la carne, la cual debe ser de buena calidad y con un porcentaje bajo de grasa. Es decir, que puedes omitir el tocino o similares –así evitamos añadir mayor cantidad de grasa–. Incluso, podrías optar por intentar reemplazar tu carne de res por un ingrediente distinto, como un hongo portobello o pescado como en esta hamburguesa exquisita de atún.

 

 

Esta hamburguesa es rica en fibra y sabores. Foto: Archivo gráfico de Larousse.

Esta hamburguesa es rica en fibra y sabores. Foto: Archivo gráfico de Larousse.

No por nada se encuentran en tendencia las hamburguesas a base de plantas. Éstas  suelen utilizar leguminosas como frijoles o garbanzos para crear una mezcla similar a la carne molida. Algunas otras mezclas usan chícharos, soya texturizada o, si quieres darle un toque distinto, puedes hacer tu hamburguesa de lentejas. Un ejemplo increíble es esta hamburguesa vegetariana.

 

 

Las lentejas en esta receta de hamburguesa vegetariana son una buena fuente de proteínas. Foto: Archivo gráfico de Larousse.

Las lentejas en esta receta de hamburguesa vegetariana son una buena fuente de proteínas. Foto: Archivo gráfico de Larousse.

Intenta cambiar tu pan blanco o brioche por un pan de semillas o pan integral, así lograrás incorporar fibra y una mayor cantidad de vitaminas y minerales. Otro cambio indispensable es elegir tu guarnición y bebida sabiamente, intenta cambiar las papas fritas por verduras y hortalizas en sus diversas presentaciones, como lo son asadas, rostizadas, hervidas, glaseadas, o en ensaladas. Asimismo, lo recomendable es reemplazar tu refresco por un agua fresca o un smoothie frutal como la de este enlace.

 

 

Este smoothie de pera es cremoso, bajo en azúcares y mejor que una malteada. Foto: Archivo gráfico de Larousse.

Este smoothie de pera es cremoso, bajo en azúcares y mejor que una malteada. Foto: Archivo gráfico de Larousse.

Otro ingrediente clave, comúnmente olvidado, son los aderezos y las salsas. Si eres de los que atiborran su hamburguesa de mayonesa, cátsup o aderezos como el ranch o el mil islas, es recomendable limitar su consumo para no aumentar el contenido de grasa y sodio. En su lugar puedes añadirle un poco de pesto recién hecho o jitomates deshidratados.

 

Todas estas recomendaciones resultan clave para que tu hamburguesa se transforme en una platillo completo y saludable. ¡No pierdas la oportunidad de aprovechar las interminables combinaciones que puedes crear hasta dar con tu hamburguesa ideal!

 

Por Samantha Mañon

 

Fuentes consultadas

Millard, Elizabeth, “5 tips para una hamburguesa más sana”, Everyday Health, (24/05/22).

Lara, Juan, “Las hamburguesas no son tan malas”, Vitónica, (23/05/22).

Cargando…

Top